Home > Videojuegos > Reviews > ‘Metroid Samus Returns’: Crítica
3DS_MetroidSamusReturns_elrinconheader

‘Metroid Samus Returns’: Crítica

Por fin, Metroid Samus Returns está entre nosotros. Han tenido que pasar nada menos que 13 años para que Nintendo vuelva a traernos una “nueva” aventura en 2D de la cazarrecompensas Samus Aran, sin contar Metroid Other M que sin ser mal juego, resultó un experimento un tanto extraño entre las dos y las tres dimensiones.

No es casualidad que me refiera a esta aventura como “nueva”, y es que en esta ocasión Metroid Samus Returns es un remake (muy libre, eso sí) de Metroid II, lanzado para la vetusta Gameboy hace la friolera de 26 años. Muchos como yo no pudimos (o no supimos) apreciar aquella obra como se merecía, y es un gustazo que se nos otorgue la oportunidad de hacerlo en una consola tan adecuada para esta revisión como es Nintendo 3DS.

Crimen en el paraíso

Y el gustazo en este caso es doble, porque los responsables de traernos Metroid de vuelta son ni más ni menos que los españoles Mercury Steam, padres de la más reciente y exitosa saga de Castlevania. Esta no es la primera vez que programan para 3DS, siendo la anterior ocasión casualmente Castlevania Mirror of Fate, un título con muy buenas intenciones y gran nivel técnico. Es curioso que un mismo equipo desarrollador haya tenido acceso a las dos sagas que dan nombre al hoy reconocido género de los Metroidvania. Y se ve que le van cogiendo el tranquillo, ya que a pesar de sus errores la fórmula está mucho más depurada que en su anterior intento.

Nota: El juego ha sido analizado en una New Nintendo 3DS XL gracias a un código suministrado por Nintendo.

AGÁRRAME ESOS METROIDS

Metroid Samus Returns es una secuela directa del juego primigenio, y nos lleva al planeta SR388, hogar de la raza alienígena conocida como Metroid, con el propósito de aniquilar la especie de una vez por todas. A medida que vamos destruyendo Metroids de un total de 40, el nivel de agua contaminada presente en el planeta va bajando, permitiéndonos alcanzar zonas antes inaccesibles.

La trama como veis tan sencillita como en sus predecesores en 2D, y sinceramente no nos importa lo más mínimo. Esta saga siempre ha sido de las que cuenta mucho diciendo poco, obligándote a adaptarte al entorno con unas indicaciones mínimas. De hecho, lo mejor de Metroid y Super Metroid era precisamente eso: tras los créditos iniciales que nos metían en materia, el juego prácticamente renunciaba a utilizar texto, y la historia se desgranaba a través del gameplay directo y de una ambientación que cautivaba al jugador, sin cinemáticas ni largas secuencias de diálogo. Si por ejemplo adquiríamos una habilidad nueva, aprendíamos a utilizarla observando el entorno y no leyendo tutoriales. La complicidad jugador/juego era pura magia.

Y llegamos al primer punto negativo de este título: Metroid Samus Returns intenta replicar esta magia, quiere hacerlo, pero no lo consigue del todo. Si bien de nuevo nos encontramos con un juego de pocas palabras, aquí a cada poder u objeto adquirido le sigue una detallada explicación de cómo utilizarlo. Y cada vez que accionamos un mecanismo o similar, una cinemática nos muestra hacia dónde debemos dirigirnos, marcando en el mapa de la pantalla inferior nuestro destino con claridad. Y hay montones de indicadores y ayudas que nos muestran constantemente si vamos por buen camino o no.

3DS_MetroidSamusReturns_elrincon10
La ambientación es bastante buena, aunque no llega a niveles de sus predecesores

¿Es esto algo malo? No necesariamente, de hecho Metroid Fusion siguió estos derroteros de una forma incluso más evidente y fue (es) una maravilla de juego que a pesar de su gran cantidad de texto tenía una ambientación ACOJONANTE. Desafortunadamente, Metroid Samus Returns se queda a medio camino entre ambos conceptos: ni es un juego cinematográfico con fuerza en su apartado argumental, ni es una experiencia guiada a través del gameplay con una gran atmósfera. Para este regreso a los orígenes de la saga yo esperaba encontrar otra cosa, algo más clasicorro, menos ‘casual’.

Finalizar Metroid Samus Returns requiere aniquilar a los 40 Metroids como ya hemos comentado. Este proceso puede hacerse un poco pesado, porque a pesar de que conforme avanzamos algunos cuentan con ciertas características diferentes, en su gran mayoría son iguales entre sí y los combatimos de la misma forma. Pero esto no sería Metroid si no tuviéramos que explorar también un extenso mapa para encontrar mejoras de salud, armas y habilidades. Al conseguirlos, podremos visitar zonas antes inaccesibles, componiendo la experiencia Metroidvania de la que hablábamos antes.

Y de nuevo, hay otro punto negativo que debo subrayar. Los títulos originales eran duros con el jugador, con escenarios complejos repletos de zonas ocultas que nos obligaban a recorrerlos una y otra vez hasta encontrar el camino que nos llevaba hasta ese preciado ítem que nos permitía seguir avanzando. Y tras haber sudado la gota gorda, esto nos provocaba una enorme satisfacción. Pero en Metroid Samus Returns, tras jugar apenas 20 minutos ya has encontrado la morfosfera, las minas, el rayo recarga, el rayo de hielo, dos mejoras de salud y seis de cohetes. Cuando el juego te premia cada medio minuto, se pierde un poco la gracia. Se echa a perder la ambientación. La magia que decíamos. Ya no somos una pobre cazarrecompensas perdida en un peligrosísimo planeta haciendo frente a una amenaza misteriosa, somos más como Rambo repartiendo cera con la bandana de metal gear solid y munición ilimitada.

3DS_MetroidSamusReturns_elrincon01
Samus reparte cera como nadie en este nuevo Metroid

Siento ser tan duro con Mercury Steam,  pero como fan incondicional que soy de la saga madre no puedo dejar de verlo todo con ojos críticos. Pero tranquilos, nada de esto implica que Metroid Samus Returns sea un mal juego en absoluto. El título se juega muy bien, es divertidísimo y muy atractivo a nivel técnico. Su condición de Remake de saga de éxito le permite recurrir a pinchazos de nostalgia en forma o bien gráfica o bien de sonido, que nos hacen esbozar una sonrisa a menudo. Los gráficos son sobresalientes y todo se mueve de forma muy fluida. El efecto 3D es una pasada, especialmente si juegas en un modelo New Nintendo 3DS como he hecho yo. La música es casi inexistente, quedando reducida durante el grueso del juego a un acertado y minimalista sonido ambiente que nos pone a tono con el desolado planeta que exploramos.

Con respecto a la jugabilidad, Samus cuenta con una fluidez de movimiento y versatilidad ejemplares en un título de estas características. Además de los numerosos poderes que podemos adquirir, disponemos por defecto de un par de nuevos añadidos a la saga. Por un lado, pulsando L activaremos una útil mirilla láser que nos permite apuntar con precisión a cualquier punto de la pantalla utilizando el pad analógico, y no solo en ángulos de 45 grados como en anteriores títulos. Es una característica que funciona genial, aunque mientras apuntamos Samus no puede moverse, lo que me hace pensar que habría sido interesante incorporar el segundo stick de los modelos New Nintendo 3DS para que pudiéramos movernos y apuntar a la vez.

Por otro lado, ahora disponemos de un ataque cuerpo a cuerpo que, activado en el momento adecuado, contrarresta el ataque de un enemigo y lo deja expuesto ante nuestras armas. Este nuevo ataque melee no acaba de cuajar con la fórmula de metroid, ya que si bien durante los primeros compases resulta interesante, a fuerza de repetirlo una y otra y otra vez de forma similar con TODOS Y CADA UNO de los enemigos se hace más bien tedioso. Hacia la mitad del juego estaba tan cansado de recurrir a esta mecánica que en lugar de afrontar cada sala como un nuevo combate, buscaba plataformas que me permitieran esquivar a los enemigos para así no tener que pelear.

3DS_MetroidSamusReturns_elrincon03
El famoso ataque melee de Metroid Samus Returns

Es una lástima que este haya sido el primer y último metroid 2D para la familia de consolas DS, ya que disponer de segunda pantalla es todo un lujo. La interfaz resulta comodísima, y tenemos acceso a todas las habilidades especiales de Samus a un simple toque. Pero no solo nos permite usar atajos de control o selección de equipamiento, sino que muestra un detalladísimo mapa en todo momento. Algo muy cómodo, aunque también casualiza la experiencia un poco: es imposible perderse cuando la pantalla inferior te muestra dónde estás y a dónde tienes que ir casi en todo momento.

Para cerrar, y como ya dije en el análisis de Hey! Pikmin, un nuevo tirón de orejas para Nintendo por colarnos DLC encubiertos en forma de Amiibos para, en esta ocasión, desbloquear un modo de dificultad exclusivo en el juego, amén de otros detalles como galerías de arte o de sonido. Que sí, que ya hay un modo difícil desbloqueable sin Amiibo, y que este modo exclusivo no es en absoluto necesario, pero para aquellos que repudiamos las figuritas de Nintendo, no tener acceso a todo al comprar el juego base nos da un poco de cosica.

CONCLUSION

Metroid Samus Returns es una apuesta segura en el catálogo de la casi extinta Nintendo 3DS. Sus problemillas lo son principalmente en alarde comparativo con el resto de títulos de la saga, y no es algo que perjudique la diversión o la jugabilidad. Es de agradecer que Nintendo nos permita ponernos de nuevo en la piel de Samus Aran, esperamos que no por última vez en un título 2D. De momento ya oteamos el nuevo Metroid Prime 4 para Switch en el horizonte, y hasta entonces podemos ir abriendo boca con la Snes mini y Super Metroid, que permanece aun imbatible en el podio de los mejores de la saga.

About Daniel Osuna Pérez

Titulado en Ciencias Empresariales y Marketing. Los videojuegos son mi vida, mi profesión y mi afición. Escribo sobre cine, series y videojuegos en ElRincon.TV desde mi refugio de Vault-Tec en Barcelona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.