Home > Televisión > La crónica de la Abradelo “La dureza no se refleja en las imágenes”

La crónica de la Abradelo “La dureza no se refleja en las imágenes”

<

Después de la primera paliza, la primera etapa, todos los expedicionarios, con la sorpresa de la evacuación del equipo Amarillo, comienza nuestro segundo reto.

Curas de ampollas y sangre en los pies hasta las tantas de la madrugada, en el Ksar El Fida. Nos dividen en dos equipos eligiendo unos a otros…equipo azul y blanco. Lo más complicado llegó cuando nos tocaba elegir a Romy y a mi, el equipo rosa, se debe debatir entre llevarse por el corazón y escoger al equipo de las modelos, o a Leticia Sabater y su compañera. Claro, después de las trampas y los líos que formó en el primer programa no nos apetecía ni mirarla a la cara.Pero, al ser un equipo, eso es lo que decidimos (lo mejor para el equipo),  aún en contra del corazón.

Así que nos dejamos la piel, nunca mejor dicho. Una servidora que acabó con sangre, con empujones, tirándome al suelo Felipe con lo que mide… sabiendo que la presentadora había dicho en las reglas que eso no estaba permitido (¡caso omiso!) También, podía haber competido él e ido en contra de un varón, una persona con su misma fortaleza, digo yo, pero no. El partido fue de chirra, o lo que es lo mismo,  el fútbol de los marroquíes…

Los vencedores tenían un privilegio de irse en un medio de transporte cómodo y veloz; algo de lo que yo no pude gozar porque mi equipo perdió. Las consecuencias fueron que a mitad del camino nos fastidiaron bajando bidones de más de 25kg de peso y subiéndolos al camión de nuevo. A todo esto, y a mitad de la etapa nos dan la sorpresa que entra el equipo naranja, y, que ellos no habían estado andando miles de horas en el desierto y subiendo la duna. Ninguno estábamos de acuerdo, cosa que pactamos no recogerles en el camión, y una como es auténtica se lo dijo a la cara, y claro me penalizó corriendo mas de un kilómetro. A todo esto, los demás equipos en Quad por la arena del desierto… Me decía yo misma, solo más fuerza Marieta…ya que era la única forma de superarlo.

La sorpresa fue que el equipo de la Sabater no logró encontrar el papelito que nos llevaba a una dirección exacta y que nos pedían después de andar muchísimos kilómetros. Después de mas de tres horas quedaron evacuadas por no superar la prueba. ¡Dos menos!

Siguiendo la etapa…

En el camino con el quad de más de 35 km por el desierto, nos encontramos a las modelos y cómo no podían seguir con el vehícull las pasamos. Una vez ya superada esta prueba nos quedaba la última, a  más de las 11 de la noche y desde primera hora de la madrugada, que consistía en  llegar a una ciudad, buscar un taxi concreto y regresar a donde pernoctaríamos. Simultáneamente, el programa dio varios giros inesperados: abandonos de mujeres y algunos más que se plantean seguir en Expedición Imposible.

En el próximo programa…

Veréis los 45 grados que pasamos en el desierto hasta el diluvio y el frío de la nieve, aguas bravas, mulas, peleas..discusiones, equivocaciones de planos… Solo os digo que la dureza del programa no se ve en la realidad amigos, ya que estamos más de 15 horas corriendo sin comer, dormir, descansar…superando pruebas larguísimas de narices. Y, además con trampas por todos los lados.

Todos podéis votar a vuestros favoritos, no para ganar, porque nos eliminamos nosotros mismos. La pareja más divertida, que mejor os caiga… De momento las Abradelo “Equipo Pink” llevamos una semana liderando las votaciones con un 25 por ciento y hay compañeros que tienen a fecha de hoy un 1 por ciento Las votaciones, pinchando aquí.

Ahí favoritos, y recordad que cada noche del miércoles en expedición hacemos q sea tt con vuestros comentarios…

Un beso enorme y hasta la semana que viene.

María Abradelo

About Santi de la Flor

Marketing, turismo y comunicación. En el audiovisual, lo mismo veo la ciencia ficción más indie que el drama más comercial, todo sea por descubrir nuevas historias que nos muestren mundos en los que no entraríamos de otra forma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.