Home > Televisión > Cuarto Milenio; amores y detractores

Cuarto Milenio; amores y detractores

<

imgpromo
Podríamos comenzar este post, parafraseando a Iker Jiménez “Hoy os contaremos el extraño caso del mundo milenario”. Los programas dirigidos por este periodista vasco en Cuatro (Cuarto Milenio) y en radio (Milenio 3) son criticados abiertamente por algunas personas y alabados por otras. Y puede que algunas de esas críticas sean acertadas y coherentes, pero en contra nos encontramos algo que no deja lugar a dudas, pues las audiencias han venido respaldando a estos programas basados en el misterio y la conspiración, que año a año, temporada tras temporada han aumentado casi constantemente el número de televidentes y radioaficionados que les siguen semanalmente.

Sino sería difícil explicar como en la radio Iker y su equipo llevan trece temporadas y en la televisión acaban de empezar la novena temporada, está claro que son producciones que gustan a cada vez, más personas.
Desde mi apreciación personal, el universo milenario tiene sus luces y sus sombras. En el lado de las luces es de destacar, el indudable aporte informativo que realizan. Pues hay que reconocerles el mérito al profundizar en noticias y temas y en difundir teorías científicas poco conocidas o pensamientos filosóficos no enseñados en ninguna clase magistral. Información, datos, ideas que otros programas pasan por ellos de soslayo o ni siquiera se paran a explicarlos. En este mismo punto, muchos de los críticos con estos programas ven una gran sombra, ya que les parece algo “fantasma”, nunca mejor dicho, la forma de enfocar la difusión de la información o el planteamiento de los reportajes. Tras escuchar y ver ambas producciones, debo coincidir en parte con estos críticos.

Esto no resta en ningún momento, la calidad de los contenidos audiovisuales, pues las dramatizaciones que realizan, personalmente me parecen de calidad. También me gustaría destacar que tras ver algunos capítulos de temporadas anteriores observo que el equipo de Cuarto Milenio ha sabido aprender e ir evolucionando con el paso de las temporadas, pues existen programas más aceptados socialmente que lo único que hacen al principio de cada temporada es hacer un poco de “maquillaje”, y poco más. Con lo cual, la dedicación, el esfuerzo y la profesionalidad hay que premiarlos.

Sirva como ejemplo, la evolución que ha sufrido el mismo presentador, Iker Jiménez, gran comunicador y persona, que como otros grandes comunicadores está tocado con la varita del dominio de la oratoria y el discurso. Pero al observarlo, en las primeras temporadas vemos a un Iker más rígido, inmóvil e inexpresivo físicamente. Con el paso las temporadas podemos comprobar el progreso del periodista vasco, que ahora se observa más compensado entre su comunicación verbal y no verbal. cuarto milenio INTERIOR

Como dicen muchos músicos y artistas, “no se puede gustar a todo el mundo”, y nos guste más o menos, Cuarto Milenio y Milenio 3, tienen una personalidad propia y bien definida, aportan información sobre temas que no salen en los medios de comunicación más populares y aceptados, llevando en antena bastantes años y con la sensación de que les quedan muchos más. Porque debe hacer que nos cuestionemos, la idea de que este tipo de programas, al final no son para una minoría, y si fuera así. Esa minoría, cada vez se sabe más mayoría.

A título personal, aunque no me considere milenario, defiendo este tipo de programas, porque os guste o no, este tipo de programa aporta y no resta. Nos invita a preguntarnos sobre, los que muchos llaman, la “verdad oficial” y, cuanto lejos está de la “verdad oficiosa”. Personalmente prefiero este tipo de periodismo, que al menos nos impulsa al saber, al hacer y quien sabe al ser de algunos jóvenes que vean o escuchen a Iker Jimenez y a su equipo.

De cualquier forma, sea de vuestro gusto o no, espero que le quede mucho tiempo, ideas y misterios que abordar al equipo de Cuarto Milenio y Milenio 3.
milenio3-logo2009

About Fran Cañete

Comunicólogo en proceso, Investigador incipiente y amante de la industrias culturales. Publicista y empresario de formación, en los últimos años especializando en Comunicación Digital. Amante incondicional del cine, las series de televisión y los buenos libros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.