Home > Televisión > ¿Cómo será la televisión en 2018? 23 profesionales responden a la situación en España, Estados Unidos y Europa
Cómo será la televisión en 2018

¿Cómo será la televisión en 2018? 23 profesionales responden a la situación en España, Estados Unidos y Europa

Este año venimos con un poco de retraso para nuestro especial anual que llevamos haciendo tres años, pero esto nos ha servido para poder conocer las decisiones estratégicas del mercado. En esta ocasión lancé la pregunta ¨¿Cómo será la televisión en 2018?” a 22 compañeros que se dedican al audiovisual en diferentes áreas y hemos disertado sobre lo que nos traerán los próximos meses. Volvemos a sacar la bola de cristal, ¿acertaremos?

Professor T COSMO

¿Cómo será la televisión en 2018 en Estados Unidos?

Perè Solá Gimferrer – Periodista freelance
En 2018, mientras los canales tradicionales pierden fuelle como cada temporada, habrá tres frentes importantes en los que se está fijando la industria. ¿Cuáles serán las consecuencias reales de la compra de FOX por parte de Disney? Esa compra por 52.000 millones de dólares tuvo como consecuencia que ahora Disney tiene una mayor participación de Hulu, la plataforma de contenidos que emite The handmaid’s tale y de la que ya contaba con acciones. Supuestamente quieren utilizar Hulu para sus ficciones de corte adulto del canal ABC (Anatomía de Grey) y sus canales de cable menores, y reservarse el contenido más familiar para una plataforma de contenidos propia que fidelice todavía más su público. Pero siempre puede haber cambios en esta misión de Disney de controlar todo el mercado en su tercer paso clave de este milenio tras adquirir Marvel y Star Wars. Los otros frentes tienen que ver con las plataformas rivales. ¿Youtube y Facebook desistirán de una vez por todas con su misión de ofrecer series que enganchen al público y den que hablar? Y, la tercera y muy importante, ¿cómo tiene previsto ofrecer sus series Apple? De momento han comprado tres proyectos muy potentes a Reese Witherspoon (una serie sobre el funcionamiento de la televisión que Witherspoon planea protagonizar con Jennifer Aniston, una serie criminal con Octavia Spencer y una comedia con Kristen Wiig) y otro a Damien Chazelle (La La Land) pero nadie sabe cómo piensan comercializarlas. Son nuevos actores en el panorama con una capacidad de inversión de capital importante. 2018 será un año, por lo tanto, donde habrá más expectación que cambios reales, que posiblemente se noten en 2019.
Diego del PozoCarrusel de Series

Si todo va como está previsto, a lo largo de este 2018, la TV americana superará por primera vez la barrera de las 500 series al año. Un hito impulsado principalmente por los sospechosos habituales del streaming, con Netflix a la cabeza, a los que ahora se sumarán dos gigantes tecnológicos como Apple y Facebook con mucho dinero para producir sus propias series originales. También será un año clave para comprobar si los conocidos como skinny bundles (de Hulu, Youtube o DirecTV) logran posicionarse como una alternativa real al cable tradicional. Por último, habrá que estar atentos a posibles nuevas fusiones (Lionsgate está en el punto de mira) mientras se aprueban (o bloquean) las de AT&T-Time Warner y Disney-FOX.

Héctor Caraballo – Editor del Blog Seriously y del canal de divulgación de la ciencia Física en Serie.

La grieta del caso Weinstein no sólo hace añicos la conciencia de la industria de Hollywood. Los escándalos de los abusos tampoco dejan indemne a la cada vez más poderosa industria de la televisión. Netflix tiene que despedir a Kevin Spacey en plena producción de la temporada final de House of Cards, dejando a Robin Wright como única protagonista. En 2017 las series son menos viriles, con personajes femeninos complejos, un giro de género que comenzó silenciosamente en años anteriores para culminar con series como Big Little Lies. El empoderamiento de actrices, guionistas, productoras y directoras dará más médula a la ficción televisiva, necesitada de narraciones alejadas de la tediosa saturación de superhéroes, zombies y sucedáneos cutres de Juego de Tronos.

Marina Ortiz – Creadora de Recap Blog y redactora en hola.com

Después de la era de los remakes parece que por fin hemos superado esa fiebre y podemos enfocarnos en algunos de los nuevos proyectos que presentan las cadenas estadounidenses. Pero seamos sinceros, no podemos esperar a todas esas nuevas temporadas y capítulos finales de las ficciones que ya conocemos y ya nos han conquistado (Sense 8,Por 13 Razones, The Handmaide’s Tale o UnReal, de la que hace casi dos años que no sabemos nada). Y a pesar de que cada vez tenemos más posibilidades de acceso al contenido y cada vez más y más producciones, nos cuesta mucho más que antes empezar nuevas series, ¿estamos quizás sobrecargados por este exceso de opciones?

Noelia Rodríguez – Periodista, redactora online y blogger
En Estados Unidos parece que cada año quieren batir récords de cantidad de series emitidas, por lo que acaban entrando en una auténtica locura que acabará por pasarles factura. Es imposible que la gente sea capaz de consumir las centenares de series que generan cada año las cadenas generalistas (a esto suma las nuevas plataformas, las que ya existen y las que vendrán porque se sigue hablando de Apple) y ya no sólo verlas, sino siquiera conocerlas. Y además no se puede hacer con el mismo mimo y cuidado cuatro series que una, es algo que resulta evidente y que desde hace tiempo se nota. La ‘obsesión’ por producir y producir acaba por generar productos indefinidos y sin visos de continuidad. En líneas generales creo que con tantas series y facilidades de acceso se acabará por crear una tendencia de ir a una mayor segmentación, series con públicos muy, muy definidos. Es algo que ocurrirá a todos los niveles, pero para lo que en algunos países, como el nuestro, será más largo de conseguir.

¿Cómo será la televisión en 2018 en España?

Sonia Blanco (soniablanco.es) – Profesora Universitaria en Com. Audiovisual y Periodista. 

Sonia BlancoViendo mis previsiones de años anteriores veo que, o tengo poderes de pitonisa, o el mercado está siendo bastante previsible. No hay grandes apuestas. No hay cambios disruptivos. Parece que las televisiones no han oído eso de que hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados distintos se asemeja mucho a la locura, si no a la estupidez. Y las televisiones generalistas siguen haciendo lo mismo una y otra vez, copiando el formato que le va bien a la competencia y no apostando por innovar en una oferta televisiva que huele mucho a rancio. Lo más desalentador es que con respecto a las generalistas mi apuesta sigue en esa línea. Mientras tanto, en las plataformas de streaming tendrán que pensar en que el cliente no va a pagar dieciocho servicios distintos sólo para acceder a un número muy pequeño de series que realmente serían las merecedoras del pago por su contenido. El resto en muchos casos, es sólo relleno. ¿Por cuánto más relleno estamos dispuestos a pagar? Lo veremos en 2018.

Sara Campelo – Directora de comunicación del Grupo Secuoya

La televisión se ha polarizado en torno a géneros más que nunca. Entretenimiento y ficción marcan dos formas de ver la televisión, aglutinan sus targets de forma diferenciada uno y otro, marcan dos formas de interactuar con el espectador y, sobre todo, abren la brecha en lo que al proveedor de contenidos se refiere. Creo que en 2018 se empezará a ver con más nitidez cómo las cadenas generalistas tienen su core en el mundo del entretenimiento, los grandes formatos, la interacción constante con el público, el movimiento de masas (no hay más que observar el re-fenómeno de OT), la pasión frente a la pequeña pantalla y las quejas al día siguiente porque nos obligaron a acostarnos tarde. Las cadenas generalistas pueden y deben apostar por el gran formato de entretenimiento como vehículo para cumplir sus objetivos tanto empresariales como morales. Sí, he dicho morales… la televisión sigue siendo el vehículo cultural con mayor capacidad de difusión, esto debería inspirar a los responsables de las cadenas y, en general, a una sociedad que tiene en sus manos la obligación de construir un mundo mejor.Pero la ficción… oh, la ficción es cosa del pago. El espectador de series es ya una subespecie en la audiencia catódica. La forma de consumir tele en estos casos es más privada, se establece una relación casi íntima con tu selección de títulos, es un contenido que se disfruta y saborea en sábados de sofá-mantita y… Netflix. Aquí el espectador cobra otra dimensión, se cree experto, cambia a su antojo y no interactúa tanto con las redes sociales. Es una tele asociada al descanso, al ocio más puro… es el hygge trasladado al mando a distancia. Y la TV de pago lo sabe. No hay más que ver la selección temática que ofertan: series para un maratón, series protagonizadas por mujeres, etc. El amante de las series es más selectivo, no está dispuesto a ver su título favorito a las horas malditas de los prime time de las cadenas ni con sus constantes interrupciones. Creo que el 2018 será el año de la TV de pago como referente en ficción. No solo en términos comerciales… si no también en los aspectos más mediáticos. Ahora mismo, las firmas de pago como HBO y Netflix compiten en las páginas de los periódicos a igualdad de condiciones que las generalistas. Esto, fruto de la gran labor de comunicación, es debido principalmente a la gran demanda de información de un público que ya no se conforma con ser un porcentaje de share.

Susana AloseteChica de la tele

Hay varios factores que van a afectar a la televisión nacional en este año, factores que tiran mucho de los últimos éxitos y fracasos que hemos vivido y que, como siempre, van a remolque de estos, a menudo de forma sorprendente. Por un lado, el rotundo éxito de la nueva edición de Operación Triunfo va a llevar a muchas cadenas a intentar replicar antiguos éxitos (el caso de Fama, a bailar quizá sea el más evidente) con la intención de volver a captar a ese público joven que parecía completamente perdido. Personalmente, no creo que triunfe de la manera en que lo han hecho Almaia y compañía, pero estoy segura de que se buscará y que la conexión con el mundo online que ha logrado el talent será un elemento principal en su capacidad para ser un éxito. Esto tropieza directamente con el estrepitoso fracaso que ha supuesto la última edición de Gran Hermano y el paso de Mujeres y hombres y Viceversa a Cuatro, dos señas de identidad de Mediaset y su particular forma de hacer televisión que muestran la necesidad de abrir nuevos caminos y nos hacen recuperar la fe en una generación que parecía perdida, no solo para la industria televisiva. Por otra parte, la clara división que existía entre la oferta de televisión comercial en abierto y la televisión de pago se está haciendo cada vez más borrosa, principalmente por la estrategia de televisión generalista que está siguiendo #0 y que, más allá de captar una clientela para la plataforma, está demostrando que otra televisión generalista es posible, con calidad, producciones de pocos episodios y duraciones internacionales e incluso formatos que en cadenas públicas parecen destinados a rellenar espacio y aquí se convierten en grandes piezas televisivas.

María del Mar Grandío – Profesora de Ficción Seriada y Proyectos Transmedia en la Universidad de Murcia

María del Mar Grandío Blanco_optLa apuesta transmedia junto con el consumo móvil de las TV españolas es ya clara y las cadenas no pueden darle la espalda. En concreto, la audiencia está mostrando una implicación digital con estos universos que confirma la tendencia. Hay que señalar casos punteros como la expansión transmedia digital de Operación Triunfo 2017 o El Ministerio del Tiempo en RTVE, o el caso de La Zona La Peste de Movistar +. Son narrativas transmedia sólidas que apuestan claramente por la creación de comunidad y fenómeno fan en entornos virtuales. Me parece clave que se afiancen las propuestas transmedia en 2018 precisamente para recuperar la audiencia juvenil a través de estas plataformas e incorporarlas también al consumo de los programas principales de las cadenas televisivas. Destaco también la apuesta por ficciones transmedia interactivas como la de Si Fueras Tú, que va a ser otra línea incipiente de producción televisiva para enganchar con los públicos juveniles, sobre todo liderada por RTVE

Mario Villar – Informático de profesión, friki irredento, bloguero ocasionalen Serie Fanatic

Parece que 2018 va a ser el año en que España se ponga a la altura de las producciones de prestigio de Europa y Estados Unidos. Después de algunas producciones bastante decentes en los últimos años, La Zona y Vergüenza fueron pasos incompletos pero en la dirección correcta; La Peste parece ser la avanzadilla de un plan muy ambicioso de las cadenas nacionales, sobre todo Movistar+, para liberar a los creadores de los sempiternos yugos de los 70 minutos y la necesidad de atraer a todos los grupos demográficos, y darles los medios y el espacio para crear producciones de calidad. ¡Esperemos que así sea!

Jaime Domínguez – Colaborador en Fotogramas y fundador de TVSpoiler Alert,

Tras una sorprendentemente rápida introducción de las plataformas VOD en nuestro país, es posible que en 2018 veamos una consolidación de las plataformas streaming. La noticia de un posible acuerdo entre Netflix y Telefónica podría ser clave para la definición de esta nueva etapa en la que cada uno de los agentes tendrá que lanzar su particular órdago para subsistir en este mercado tan fragmentado, ya sea a través de alianzas como la mencionada, de la explotación de costosa producción original o a través de estrategias de precios (si bien parece ser que este mecanismo será el último recurso, teniendo en cuenta las recientes subidas). Al mismo tiempo, las generalistas tendrán que ser capaces de ver más allá de sus narices, apostar aún más por la digitalización y por el transmedia para conquistar a un público que cada vez ve menos televisión lineal.

Irene Bohoyo – Experta en storytelling en proceso creativo

2018 será, como lo ha sido 2017, un año gobernado en el panorama VOD por Netflix, el auténtico rey de los contenidos de entretenimiento serial. No parece que el pacto con Movistar + vaya a afectar a su oferta ni a sus tarifas, porque la división televisiva de Telefónica sigue apostando fundamentalmente por el canal lineal, siendo la oferta en VOD tan solo un suplemento para sus clientes. En cuanto a HBO, la tercera en discordia, hablando siempre del entretenimiento en serie para consumo VOD, seguirá en su tercer puesto en cuanto a penetración en los hogares. Será interesante, eso sí, ver qué contenidos nuevos nos ofrecen estas tres marcas, estando el listón tan elevado como lo dejaron las inmejorables Big Little Lies, The Handmade’s Tale, Black Mirror, Stranger Things o Mindhunter, por citar sólo unas pocas. La producción propia parece, eso sí, que se asienta: 2017 fue el año en el que las grandes series españolas aterrizaban en parrilla, con títulos como Vergüenza, Las Chicas del Cable o La Zona, y que el inicio del nuevo año haya arrancado con el estreno de la muy recomendable La Peste resulta alentador. Así pues, no parece que 2018 vaya a plantear grandes cambios en lo que se refiere al reparto de mercado de Video On Demand, con la única excepción de la separación entre clientes de series, con las tres marcas citadas, y cine, donde Filmin parece llevar la delantera a Rakuten/Wuaki en cuanto a fidelización de espectadores. Personalmente, no espero un mayor crecimiento de los clientes de contenidos bajo demanda, mucho menos si comprando paquetes de operadores que te ofrecen canales lineales tienes también fibra y contenido VOD por casi el mismo precio. Sólo espero que los reyes sigan siendo los que eran: los espectadores. Ojalá las uniones mercantiles no nos quiten el terreno ganado.”

Álvaro Onieva – Series en Fotogramas 

Las televisiones en abierto tendrán que repensar su modelo de negocio. Desde el pasado otoño, la caída de espectadores ha sido brutal y el share no puede seguir ocultando la evidencia: las cadenas no son capaces de reunir a 3 millones de espectadores como antaño. ¿Razones? El auge del VOD y los horarios locos que la gente ya no acepta. ¿Echarán toda la carne al asador para reconquistar a la audiencia perdida o acabarán los grandes grupos convirtiéndose en otra cosa diferente?

Vicente Cabeza – Director de CrossoverTV y coordinador BirraSeries Lucena

Las plataformas le están comiendo la tostada a la televisión tradicional, que pierde cada vez más su preciado share. Ya no hay audiencias de 7 u 8 millones para una serie, ni siquiera los realitys llegan a 4 millones. Los éxitos de audiencia de las cadenas se quedan entre los 2 ó 3 millones, algo que no hace mucho, era motivo casi de cancelación. Por ejemplo, “Sé quien eres”, comenzó con 3,1 millones de espectadores y terminó con 2,1 millones, o “La casa de papel”, que arrancó con 4 millones y terminó con 1,7 millones. La emisión semanal no fideliza ya al espectador. Mi resumen es que en televisión brillarán programas tipo “Operación triunfo” y series como “Amar es para siempre”, “El secreto de Puente Viejo” o, aunque esta tenga un perfil más fuerte, “Cuéntame”. Para casi todo lo demás, el streaming o el VOD.

Raúl Fabelo – Macguffin007.com

Adecuada la oferta y vista la creciente conciencia de pagar puede que a lo largo del año se produzca una subida de precios. Un desafío estará en complementar los catálogos con contenidos más minoritarios, algo importante, ya que si el usuario no encuentra el contenido deseado lo buscará en la oferta ilegal. Seguiremos viendo como aumenta la producción propia, fundamental para la viabilidad de este tipo de negocios y del que se beneficia el espectador, ya que la competencia se traducirá en contenidos de mayor calidad. Seguro que habrá más opciones en la visualización que mejoren la experiencia de usuario. Pero la máxima pega a la que se enfrentan las empresas de vídeo bajo demanda sigue siendo la oferta de tiempo que proponen para la distribución de sus contenidos. Si la industria cinematográfica no se replantea el actual sistema de ventanas seguirá impidiendo a las empresas VoD ofrecer unos contenidos recientes. ¿Estrenos simultáneos en cine y VoD para el 2018?

Mon Suárez – Crítico Freelance (colaborador de FRIKIMALISMO FM (PODCAST))

Probablemente la noticia reciente de que Movistar y Netflix vayan a alinearse cambie radicalmente la concepción del VOD. Si bien 2018 ha sido el año en el que el VOD comenzó a despuntar libremente, parece que 2018 va a ser el año en el que todo vuelve a cambiar. La batalla por el futbol dejará de tener tanta importancia y probablemente se implante una lucha por tener los mejores contenidos propios ya que los externos ya están más que adjudicados. Respecto a las cadenas generalistas parece que la televisión pública ha encontrado su camino con programas como OT o DESAPARECIDOS y si sigue esa línea volverá a ser una televisión respetada.

Ester Villacampa y Saül Ivars (@DesdeSofa) – Autoras de Desde el sofá – Cine y TV

La plena industrialización de la producción seriada española se consolidará con unos estándares de calidad equiparables a los de las grandes series europeas. La creciente competitividad en el mercado internacional, sin embargo, no compensará la creciente homogeneización de un contenido globalizado que afianza un lenguaje audiovisual otrora rompedor y arriesgado. De este modo, quedará desmontada la teoría del nicho que nos vendieron como la panacea de las series. Por otro lado, la multiplicación de contenidos (ahora nos llegan más producciones que nunca) y la diversificación de ventanas de distribución (ya están implantadas todas las plataformas en streaming) son inasumibles para el usuario por razones de tiempo y/o coste. Esto obliga a los servicios de tejer nuevas estrategias y alianzas entre ellos para poder mantenerse todos a flote (véase el último caso entre Movistar+ y Netflix). En definitiva, el 2018 será un año televisivo de reajustes y balances.

Jorge Blanco – Director de CineFilms

La televisión en España está cambiando. Algunos dirán que para mejor y otros dirán que para peor. Pero ese cambio es indiscutible. El reciente afloramiento de plataformas como Filmin, Netflix, Amazon Prime, HBO o mismamente Movistar + con su nueva parrilla de series (La Zona, Vergüenza o La Peste) es prueba de ello . Esto no hace más que ampliar nuestras fronteras para disfrutar de las mejores series, películas y otros productos audiovisuales. Pero no solo eso. Este afloramiento de plataformas y por lo tanto de contenido, implica también un nueva oportunidad en nuevos puestos de trabajo para la industria en nuestro país. Como veis, todo son ventajas. Ahora la pregunta es: ¿se pondrá la televisión generalista las pilas también?

Jaime Grau – Innovación y nuevas tecnologías en BePrisma

Llevamos años afirmando que la industria televisiva está cambiando, pero 2017 ha sido el primer año donde el cambio ha sido realmente palpable. Mientras en EEUU las suscripciones a la televisión por cable no dejan de descender, tenemos más series y contenidos que nunca. Mientras que el talent show La Voz ganaba la batalla del “share”, los espectadores recuerdan antes el nombre de la primera expulsada de OT que el nombre del ganador del concurso de Telecinco. Disney adquiere 21th Century FOX por 52.000 millones de euros. Una empresa de retail como Amazon destinará 1000 millones de euros para producir contenido de ficción sobre El Señor de Los Anillos.
Estos no son titulares anecdóticos, esto es la prueba de que los cambios en el consumo audiovisual ya no son cosa de cuatro frikis y por fin han llegado al pueblo llano. 2018 será el año del darwinismo televisivo. El tiempo corre y los gigantes que no logren adaptarse durante los próximos meses van a tener un futuro muy oscuro.

Rocío Muñoz – Directora de YourWay Magazine

Sin duda, es el año decisivo para Movistar+. De la acogida de su apuesta en ficción se desprenderá la lección que, más pronto que tarde, deberán recoger las generalistas. Sus series gourmet con sello de autor aciertan tratando de igual al espectador, pero quizá parezcan demasiado ambiciosas. El público hará su veredicto. En cuanto a programas, el éxito abrumador —en todos los sentidos— de OT 2017 ha marcado el sendero de la televisión que queremos: una televisión divertida, sin complejos, comprometida e integradora que esté al corriente de las realidades de quien se sienta al otro lado. El público quiere más verdad y menos artificio en pantalla y quien sepa integrar esto en sus formatos tendrá la llave maestra.

 

 

Alfonso Caro – Fundador y administrador de El Palomitrón

Sin duda asistiremos a un año con muy movido. La fuerte (y ambiciosa) apuesta de Movistar+ por la producción propia no solo nos asegura nuevas series realizadas por algunos de nuestros mejores creadores, sino que también ha servido para que las cadenas generalistas se planteen sus estrategias de contenidos, con la vista puesta en el extranjero, y especialmente en el mercado latinoamericano. Las dos primeras series producidas por Movistar+ (La zona y Vergüenza) barrieron en los pasados Premios Feroz, y podemos hablar de un punto de no retorno para nuestra industria televisiva, que por fin parece abandonar una manera de hacer televisión que en los últimos años se había afianzado poniendo en circulación cómodas ficciones factorizadas y muy fieles al sello de las productoras habituales. 2018 va a ser una año muy bueno para nuestra televisión, y todo apunta a que nuestras series van a convivir con los grandes títulos de las plataformas internacionales en nuestras conversaciones, en nuestras redes sociales, y en los medios de comunicación. Es nuestro año

¿Cómo será la televisión en 2018 en Europa?

Lorenzo Mejino – Autor del blog Series para gourmets del Diario Vasco y colaboro en Tviso y Serielizados

La televisión europea en 2018 estará marcada por la consolidación de series originales encargadas por plataformas de streaming como Movistar. Netflix, Viaplay o HBO que han empezado a abrirse camino en 2017 y van a completar el panorama de televisiones púbicas y por cable  que dominaba el mercado hasta hace poco. Van a proliferar las coproducciones, con alianzas hasta hispano-finlandesas, como medio para repartirse la financiación y los riesgos, siempre con los thrlllers y el ‘nordic noir’ copando las preferencias del público por ser los materiales más exportables, junto con los productos mutlimedia inspirados en el bombazo noruego Skam

Alfredo ZamoraCien Megas

La producción propia de plataformas digitales disparará drásticamente el número de nuevas ficciones europeas en 2018. Creaciones que no tienen que someterse a los corsés publicitarios de las cadenas tradicionales y que harán disparar la creatividad. Además, la distribución de producciones europeas se verá favorecida por estas plataformas, que para diferenciarse de la competencia han iniciado ya una lucha feroz por la compra de series europeas. Tener el catálogo más completo ha hecho que las ficciones europeas hayan dejado de ser las grandes olvidadas. Las series estadounidenses ya no son la única guinda de la tarta.

Hasta aquí esta pequeña disertación de ¿Cómo será la televisión en 2018?, espero que hayamos cumplido como otros años y nos sirve de referencia para conocer cómo actuará el mercado los próximos meses. Y si quieres leer lo que hicimos años anteriores, abajo los enlaces:

About Santi de la Flor

Marketing, turismo y comunicación. En el audiovisual, lo mismo veo la ciencia ficción más indie que el drama más comercial, todo sea por descubrir nuevas historias que nos muestren mundos en los que no entraríamos de otra forma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.