Home > Series > Ventajas y desventajas de ser un seriéfilo empedernido

Ventajas y desventajas de ser un seriéfilo empedernido

<

buffythevampireslayer_519471

Os he dicho en el título de este artículo que voy a hablaros de las ventajas y desventajas de ser un seriéfilo empedernido. Pues os he mentido, voy a hablaros de las desventajas de ser un seriéfilo. Porque ventajas, para mí, no hay ninguna. Bueno… sí, pero no nos adelantemos.

Veo muchas series. Me corrijo, veo muchísimas series. Tengo un archivo de excel donde tengo apuntadas todas las series que sigo y las que quiero seguir, siguiendo un código de colores. Me hago calendarios para distribuirlas en mi horario. Veo tantas series que he perdido la pasión por cada una de ellas, una pasión que hace años sí tenía. Pero, ¿cómo he llegado hasta aquí? ¿Por qué he perdido esa pasión individual por cada serie?

vida1

Yo llevo siendo seriéfilo toda la vida. No os puedo decir con qué edad concretamente empecé a serlo, pero sí sé cuál fue mi primera serie y cuál fue mi primer bingwatch. Obviamente por aquellos entonces no sabía ni que eso se llamaba así, ni era consciente de que lo estaba haciendo. Os hablo de preescolar. Mi madre me compró la serie entera de Erase una vez el cuerpo humano, La Vida le llamaba yo. Eran 13 cintas de VHS con dos capítulos en cada uno de ellas.

Ahí empecé a ver una ficción seriada, ahí empecé a decir que quiero ver, cuando lo quiero ver y cuanto quiero ver. Lo que se llama hoy VOD. En prescolar. Lo recuerdo porque yo veía muchos dibujos animados. Y decía “me voy al cole, pero siguen ‘echando’ dibujos”. ¿Por qué? ¿Por qué si había colegio ‘echaban’ dibujos? Yo me decía que eran para los niños que estaban resfriados y no iban al cole. Pero yo no iba a ser menos que ellos, así que iba al ‘video’ (reproductor de VHS), introducía una cinta virgen y a grabar hasta que volviese del cole. Después, de lo que se hubiese grabado veía lo que me interesaba. ¿Pero eso es ser seriéfilo? No lo sé, la verdad. Llámalo seriefilia, o telefilia o como quieras. Sí había algo, había ilusión, había magia.

momo

Por aquellos entonces ya veía muchas series, de dibujos. La mayoría las veía por ver, pero siempre me centraba en una que se iba turnando con el tiempo, iba por épocas. Unos dibujos que eran mi pasión. “Si es que cuando te da por una cosa…” me decía mi madre. Recuerdo terminar los deberes para ver Sailor Moon a las 17:30 en Canal Sur, lo demás daba igual. Y lo mismo con Sakura, o Sonic. O Dragon Ball Z, mi primera “serie serializada”. Los veranos a las 12 en Antena 3 era lo que tocaba, ¡que vicio! ¿Conseguiría Goku curarse para ayudar a sus amigos a derrotar a Célula? ¿Cómo iban a destruir a esos horribles androides? ¿Y Digimon Tarmers? ¿De dónde procedía D-Reaper? ¡O esos fines de semana que me despertaba a las 7:30 de la mañana para ver Momo! ¿Robarían los hombres grises todo el tiempo del mundo? ¡Eso eran pasiones!

También hay que tener en cuenta que era un niño.

Luego llegó Embrujadas, 18:30 los domingos en Telecinco, una cita semanal. Mi primera “serie de personas”, mi primera “serie de verdad”. ¡Eso sí que era una pasión! Y diréis: “ya eras grande”. No, iba a segundo de primaria. Luego llegaron Smallville, Sobrenatural, ¡y Buffy! Todas las tardes en La 2 doble episodio. Cogía el mando de la tele, ya de LCD, con función DVR, los grababa y los veía a mi bola. Pasión.

CPqyyqEWcAED3Uc

Después de muchas más pasiones llegó Lost, posiblemente la última de las grandes pasiones. Por qué si Lost supuso una revolución para el panorama televisivo, para mi supuso el crecimiento exponencial del número de series que seguía. La necesidad de buscar mi nueva gran pasión que igualase a Lost era tan grande que sumaba y sumaba series a la lista. Cada vez veía más ficciones, pero cada vez me sentía menos apasionado por cada una de ellas en concreto. Hay excepciones, The Vampire Diaries en sus inicios o Fringe.

Y así hasta llegar al día en el que me encuentro hoy. ¿Cuál es esa serie que me apasiona ahora? ¿Es Sense8? ¿Es The Leftovers? ¿Orphan Black? No, ninguna me supone nada realmente. Si cancelan una de estas me sentará mal. Pero una hora después ya estaré viendo que otra serie puedo meter en mi calendario para suplirla, y me dará igual. Porque es así. Ya no estoy ansioso porque llegue la semana siguiente para ver The Flash, si entre medias me quedan capítulos de Modern Family, Shannara, Agents of SHIELD, Expediente X, OUAT… ¿Estoy deseoso por que llegue la nueva temporada de Sense8? ¡Qué va! Si antes tengo El Ministerio del Tiempo The 100, HTGAWM, The 100, etc.

Ya no tengo pasión por cada serie que veo. Quizás haya madurado y no sienta esa magia. O quizás es que veo demasiadas y ha perdido su encanto.

Lost-producers-address-finale-at-10th-anniversary-reunion

El tema en cuestión es que he entrado tanto en este mundo, que las ganas de saber más me pueden, “¿por qué la gente se engancha a esta serie?”. “Esta es parecida a esta otra que me encantaba, voy a verla”. “Uhh, viajes en el tiempo, tiene que molar”. Hay tantas que a veces me agobio, porque no me cuadran los horarios, porque no puedo ver todas las que quiero.

En días de navidad, tras devorar una temporada entera de algo y ver algún que otro estreno, ¡no hay nada! En ese momento de tiempo libre digo: “voy a ponerme un capitulo. ¡Ah, no! Si no tengo nada”. Y es entonces cuando quieres ponerte una serie nueva, porque no puedes estar sin ver nada. Así que cogí un libro, algo que tengo más abandonado que antes, pero que sigo haciendo. Porque leer es algo que también me encanta.

¿Cuál es la desventaja de ser un seriéfilo empedernido? Quizás solo sea yo. O quizás sea la madurez. Pero la desventaja para mi es, que por un motivo u otro, ya no tengo una serie-pasión. Ya no espero con ansias el próximo capítulo o la próxima temporada. Ya no me ilusiono cuando leo noticias sobre esa serie que me encanta, porque no hay una, hay millones. Por eso os recomiendo que no seáis muy seriéfilos. Y que os controléis, que saboreéis la serie que os encanta y los personajes que amáis. Ya después llegará otra. Yo, lamentablemente, no puedo hacer eso. Ya no, ya no hay vuelta atrás.

¿Es cierto que no hay ventajas de ser un seriéfilo? Pues aunque me duela que no tenga esa pasión por una serie concreta, y escribo esto para desahogarme, si debo decir que tengo una pasión por las series en general. Quiero ver muchas y conocerlas, y las disfruto. Es a esto a lo que me quiero dedicar, y no me arrepiento de lo que hago. Es un deber y a la vez un placer para mí. Mi pasión son las series de televisión. No os recomiendo que os metáis en este terreno, a no ser que como yo queráis dedicaros a la televisión, no, a la ficción televisiva, como profesión. Es mejor que disfrutéis en menor cantidad y con más intensidad las aventuras de vuestros personajes favoritos, es la nostalgia de ser un espectador más la que me trae aquí a escribir esto. Disfrutad de esa pasión concreta, mientras yo disfruto de mi pasión general.

The Leftovers Segunda temporada

About Sergio Risquez

Graduado en Comunicación Audiovisual y Estudiante de Guion de Cine y Televisión. Entusiasta de la TV en general y las series en particular. Amante del cine y de la lectura. El Nombre del Viento me enamoró, Interstellar me hizo volar y Lost dejó huella en mí.

3 comments

  1. Bueno, a mi me pasa. Mas que todo con los animes; es que no te voy a mentir, me quita mucho estrés y me permite suprimir mis pensamientos por un tiempo ya que cuando no estoy haciendo algo entretenido (En este caso las series son mi único entretenimiento) me pongo a pensar mucho y eso me angustia, así que cuando estoy viendo una serie siento calma y creo que mas que todo eso me engancha a querer ver una serie.

  2. Para complementar mas en tu análisis, una de las mayores desventajas es conocer los esquemas, giros, estilos, y secundarios que cada vez que aparecen ya sabes que son parte de algo.

    • Sergio Risquez

      También es cierto. Todos esos elementos los conocemos ya, y sabemos para qué y por qué están, y hacía donde nos llevan. Gracias por el apunte 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.