Home > Series > Series USA > The Good Fight: la cordura en los tiempos del circo
The Good Fight - Temporada 2
The Good Fight - Season 2

The Good Fight: la cordura en los tiempos del circo

 El misterio de Hanging Rock

Un jarrón, tres teléfonos, cuatro bolsos. Un presidente y su plasma. Elementos cotidianos que estallan antes de que comience la trama.

Cerdos vietnamitas, máscaras de Trump, setas de la risa. Despachos con más globos que papeles. Elementos más propios de la ficción que, sin embargo, rigen la cotidianidad de Reddick, Boseman y Lockhart.

La segunda temporada de The Good Fight ha dado la vuelta a los opuestos, del descrédito a la conspiración, de la política al circo, de la cordura a la paranoia. Algo así como la hora del té en el País de las Maravillas con Green Day de fondo recalcando aquello de sing alone to the age of paranoia.

Y entre extremo y extremo el reflejo más afilado y completo que una ficción haya hecho hasta la fecha de la administración Trump.

The Good Fight es un drama legal, clásico en su forma, que al igual que la cadena que le ampara no tiene miedo de cambiar y ampliar sus horizontes. De la emisión tradicional a las plataformas de VOD, de la figura omnipotente de Alicia Florrick a las múltiples miradas femeninas (y feministas) de The Good Fight. Por ello, no resulta sorprendente su coqueteo con la comedia ácida, aquella que recuerda a la que Weiner se permitía el lujo de introducir en contados capítulos de Mad Men para mostrarnos el lado más psicodélico de sus personajes.

Entretenimiento elegante con carcajadas descaradas que no se conforma. The Good Fight quiere más y en su delirio consciente se atreve incluso a inventar su propio género.

The Good Fight - Temporada 2
The Good Fight – Temporada 2

Tras un tiempo prudencial para que no necesitemos hacernos muchas preguntas sobre el caso Rindell y con los asesinatos de los abogados como motor de la trama no episódica, los King trazan en esta segunda temporada un doble procedimental: legal en su forma y anti-trumpista en su contenido.

Y es que cada capítulo de ésta segunda temporada usa un caso concreto para contar las vergüenzas de una administración como mínimo polémica. Tres capítulos ponen el foco en el acoso, en distinto ámbitos, pero con especial interés en el mundo del espectáculo, planteando incluso un caso similar al ocurrido con el actor Aziz Ansari. Uno de los mejores capítulos de la temporada centrado en la política migratoria, a la que DiPersia consigue hacer frente y salir victorioso silbando la melodía de los títulos de crédito para convertirla en símbolo. Dos episodios señalando sin tapujos las facilidades que da el estado para la tenencia de armas y uno reflexionando ligeramente sobre la política exterior con Rusia en particular. Por último, la comunicación convertida en propaganda con el planteamiento de las técnicas de microtargeting y las fake news como plato principal del circo mediático.

Pero, por paradójico que parezca, en la temporada más consciente, la Diane más aletargada, como atravesando un periodo de enajenación mental transitoria del que no saldrá hasta prácticamente el final de temporada, cuando asuma que, para derrotar a quien tiene los preceptos de Goebbles como libro de cabecera hay que usar las mismas técnicas. Técnicas que, por obra y (des)gracia televisivia tendrán que esperar a la llegada de una tercera temporada ya confirmada. Sigamos las indicaciones que Diane recibe en el parking y sigamos a estas mujeres, a las mujeres, en la lucha por la cordura.

In my opinion.

The Good Fight, segunda temporada

About Alicia Montero

Graduada en Comunicación Audiovisual, soñando con una entrevista de trabajo en ‘Sterling Cooper & Partners’ y una casita en San Junipero. Compañera de viaje de Claire Fisher, usuaria de Oceanic Airlines y sin saber quién mató a Laura Palmer a pesar de pertenecer a la década de “Twin Peaks"

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.