Home > Series > Series USA > Larga vida y prosperidad a ‘Star Trek Discovey’ [Crítica Temporada 2]

Larga vida y prosperidad a ‘Star Trek Discovey’ [Crítica Temporada 2]

<

Las dagas de vidriagón sobrevuelan la conversación seriéfila del momento. La Semana Santa ha estado muy pasada por agua y por ‘Juego De Tronos’, que ha copado posiblemente todas las conversaciones durante los festejos. Entre tal contundencia mediática y social, posiblemente la que fue y es una de las series más políticas a lo largo de sus más de 50 años, ‘Star Trek Discovery’ se despide de manera grandilocuente.

La serie de CBS All Access que en España estrena Netflix, volvió tras una implacable primera temporada con el listón muy alto y unos cuantos personajes clásicos. Espectadores como yo percibíamos que esta segunda entrega era un reto para los realizadores de la serie y que podía presentar algunas flaquezas a lo largo de estos 13 episodios. El resultado ha sido todo lo opuesto, ‘Star Trek Discovery’ se ha desenvuelto muy bien en esta segunda temporada, que continua en la misma línea que la anterior.

En esta temporada de ‘Star Trek Discovery‘, la tripulación debe estudiar unas misteriosas señales que aparecen al borde de la galaxia y que está relacionado con un misterioso y espectacular figura, el Ángel Rojo. Esta trama, aunque extraña a veces, resulta, a mi juicio, más atractiva que la Guerra de los Klingons. Por supuesto, no se postula sobre las tramas del motor de esporas y el universo espejo que tanto gustaron y que a día de hoy siguen siendo residuales o reminiscente en la serie.

El Capitán Pike deja los mandos de la Enterprise temporalmente para dirigir la Discovery. Anson Mount se eleva como uno de los mejores personajes de la temporada. Sigue la estela del anterior capitán, Jason Isaacs, dándonos un personaje brillante aunque bastante diferente. Quien deja algo más que desear es Spock, alejado de su esencia y su físico primigenios, el personaje que encarna Ethan Peck, lejos de Nimoy o Quinto, bien podría interpretar a cualquier otro vulcaniano. Al final, la esencia de Spock se recupera en un intento de seguir la técnica abramiana «partir de lo desconocido o extraño y llevarlo a lo conocido y familiar» que es más funcional de lo que podíamos haber esperado.

Tampoco Phillippa Georgiou (Universo Espejo) termina de encandilar, a pesar de la fuerza y presencia que tenía sus dos personajes en la temporada anterior. Y es que, junto a Spock, Sarek, Amanda Grayson, los padres biológicos y el propio Lorca, Georgiou cumple un rol maternal/paternal/fraternal con Michael Burnham. La protagonista de la serie sigue sin encantar, sin brillar. Ella, muy correcta y valiente, depende de todos estos personajes para lucirse. Y si en la primera temporada funcionaba, en esta segunda el exceso de figuras paternas perjudica a la propia independencia del personaje. ‘Harry Potter’ logró concatenar todas estas figuras sin parecer que una sola de ellas sobrase o fuese innecesaria. Para Michael, el resultado es bien distinto.

El resto de la tripulación está tan fantástica como siempre. Todos los personajes, desde los más principales hasta los más secundarios, forman una única, adorable y fantástica familia de la que los espectadores ya nos sentimos parte. Tilly, Stamets y Saru siguen en el podio de los personajes más carismáticos y entrañables de la serie, posiblemente también los favoritos. Los tres personajes han evolucionado bastante pero siguen teniendo aquello que los hace únicos. Conocemos más a Saru, su pasado y su cultura. Vemos una evolución en la trama amorosa de Stamets y el Doctor Hugh. Y Tilly sigue aprendiendo en la Discovery, mostrando su talento, resolviendo la situación y dando el contrapunto cómico.

tilly-star-trek-discovery

[Spoiler Alert] El regreso de Hugh no es como Stamets lo espera, pues este, en un nuevo cuerpo genéricamente idéntico no termina de sentirse el mismo y choca con las presiones de su pareja de volver a su anterior vida. Este conflicto amoroso se traduce en una trama de mucho interés para sus espectadores pero mal ejecutada, a la que se le presta menos atención de la merecida y necesitada para resolverla correctamente [Final del Spoiler].

El mejor episodio de la segunda temporada de ‘Star Trek Discovery’ es, sin duda alguna, aquel en el que la nave, en pos de rescatar a Tilly, permanece entre el mundo real y la red micelial. Un episodio que estimuló a los más fans a través del exquisito gusto por la ciencia ficción más espectacular. La serie también despertó el fanservice más puro con aquel «previusly on» compuesto por imágenes de la serie original, como ha hecho también alguna que otra vez «Doctor Who». Lo que tienen las series de más de medio siglo de longevidad es que se puede permitir estas atractivas rarezas.

‘Star Trek Discovery’ termina en un episodio espectacular y repleto de épica que poco tiene que envidiarle a las grandes batallas estelares del cine. Los misterios se resuelven lógicamente, la maraña de paradojas temporales funcionan. Quizá chirría el «Secreto de Estado» que la Enterprise guarda para proteger a los protagonistas de la nueva entrega y la coherencia de décadas y décadas de ficción. La tercera temporada volverá, si todo sigue en orden, en el próximo invierno, y promete una nueva y loca aventura en la tónica de la trama del universo espejo. ¿Vosotros podéis esperar tanto para volver a ver a esta gente? Yo no.

Tráiler de ‘Star Trek Discovery’ [T2]

Segunda Temporada de 'Star Trek Discovery'

8,5

'Star Trek Discovery' se ha desenvuelto muy bien en esta segunda temporada, que continua en la misma línea que la anterior. 

User Rating: 3.6 ( 1 votes)

Sobre Sergio Risquez

Graduado en Comunicación Audiovisual y Estudiante de Guion de Cine y Televisión. Entusiasta de la TV en general y las series en particular. Amante del cine y de la lectura. El Nombre del Viento me enamoró, Interstellar me hizo volar y Lost dejó huella en mí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: