Home > Series > Series USA > House of Cards (Netflix): crítica
Serie House of Cards (Netflix)
Serie House of Cards (Netflix)

House of Cards (Netflix): crítica

<
Serie House of Cards (Netflix)
Serie House of Cards (Netflix)

House of Cards (Netflix): crítica

House of Cards es una serie dramática estadounidense desarrollada y producida por Beau Willimon, adaptación de la miniserie británica del mismo nombre basada en la novela de Michael Dobbs y transmitida por la BBC en 1990. Cuenta con las actuaciones de Kevin Spacey, Robin Wright y Kate Mara, principalmente. La serie fue la que puso en el foco a Netflix como plataforma de series. En febrero de 2015 verá la luz la tercera temporada de la ficción que seguirá contando con 13 episodios por temporada.

House of Cards nos cuenta las aventuras de Frank Underwood, quien iba a ser nombrado Secretario de Estado del Presidente de los Estados Unidos, pero que en el último momento no se verá seleccionado para esa posición. Desde ese momento intentará ejercer su poder de influencia para caer al recién nombrado y encumbrarse dentro de la élite del poder. Su ambición es tal, que forma una pareja de influencia mayor junto a su mujer y aliada, pero pronto se dará cuenta que necesita expandir sus redes al Congreso y al Senado, además de la prensa. Su plan maquiavélico es demasiado enrevesado, pero él hará todo a su alcance, dejando la ética y lo legal fuera, para alcanzar dicha posición.

La serie de Netflix comienza teniendo una cabecera cuidada y una música que acompaña deliciosa, como premonitorio de saber que la factura de House of Cards no nos decepcionará. La serie tiene un guión directo y recio: los Underwood deben ser temidos, nadie les puede ejercer oposición. Si alguien a quien ellos usan de marioneta intenta escalar en poder, quedará fuera del camino. Pero los Underwood no solo son estrategas políticos y humanos, se permiten el lujo también de dudar alguna vez: veremos una relación homosexual del pasado de Francis, una vida bohemia con un amante fotógrafo de Claire…y algunas más que nos darán más aristas de los personajes principales.

House of Cards es pretenciosa, ambiciosa y eso gusta, porque aunque hay algunas líneas de diálogo que se vean forzadas por las interpretaciones, su nivel es bastante alto y su presencia digna. Una serie sin duda recomendada y que no puedes faltar a su visionado. Además, siempre está bien enterarse cómo funcionan los partidos políticos y la influencia de poder, aunque sea de forma ficcional a través de House of Cards, ¿no?

Review Overview

8,2

NOTABLE

House of Cards es un 80% Kevin Spacey, que se come a todos y a todo, aunque se sustenta en un guión increíble y una historia enorme ya contada por los británicos en los 90

User Rating: 4.45 ( 1 votes)

About Santi de la Flor

Marketing, turismo y comunicación. En el audiovisual, lo mismo veo la ciencia ficción más indie que el drama más comercial, todo sea por descubrir nuevas historias que nos muestren mundos en los que no entraríamos de otra forma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.