Home > Series > Series USA > Crítica de la quinta temporada de ‘House of Cards’
Quinta temporada de 'House of Cards'

Crítica de la quinta temporada de ‘House of Cards’

Con cuatro nominaciones a los #Emmys2017 a Mejor serie dramática, a Actor principal de serie dramática  para Kevin Spacey, Actriz principal de serie dramática para Robin Wright y Mejor actor secundario dramática para Michael Kelly, la quinta temporada de ‘House of Cards’ se cuela de una manera “injusta” en los premios más famosos de la televisión.

Harlots T2

Esta quinta temporada de ‘House of Cards’ ha sido un rompecabezas desde su comienzo. Primero, cuando el creador Beau Willimon anunció que no estaría presente en estos episodios, después cuando se anunció que Melissa James Gibson (‘The Americans’) y Frank Pugliese (‘Borgia’) tomarían el relevo teniendo tan poca relevancia en la industria audiovisual y, por último, con toda la polémica de sueldos que no ha hecho más que enturbiar el set de rodaje. Pero, aquí, tal y como dije en su día, vuelvo a confirmar que ni un mal guion es capaz de ser salvado por esos tres actorazos nominados a los Emmys.

La historia de esta quinta temporada de ‘House of Cards’ se ha centrado en la deconstrucción del personaje de Frank Underwood a través de los sucesos ocasionados en la primera y segunda temporada de la serie. Con el contexto de “lo único más interesante que el poder es manejar el poder“, el personaje ha ido generando una maraña de situaciones inverosímiles que han provocado que tuviera que dejar su cargo de en la Casa Blanca y ceder a la vicepresidenta, y mujer, Claire, la presidencia de los Estados Unidos. Sus principales contrarios en este proceso han sido un popular joven republicano ex-militar llamado Conway (Joel Kinnaman) y un demócrata dispuesto a regenerar el partido de su toxicidad, congresista Romero (James Martínez).

Quinta temporada de 'House of Cards'

En el plano del nuevo gabinete de la presidenta, primero temporal y luego oficial, destaca por encima del resto Jane Davis (Patricia Clarkson), una especie de asesora por encima del bien y del mal. Sus líneas han sido las más brillantes en más de ocasión y su oposición-colaboración con el propio Francis de las tramas más salvables. Todavía recuerdo su “yo estaba en el sistema mucho antes de que llegaras Frank, y todavía seguiré aquí cuando te vayas“.

Pero, en líneas generales, la deconstrucción del personaje de Francis ha estado desarrollado por un espantoso guion con un recorrido poco interesante y lleno de efectismos. Lleno de aderezos, el camino de Claire Underwood ha sido demasiado largo y nos da una situación de partida en la sexta temporada que podíamos haber visto mucho antes. Una dilación prolongada envuelta en hechos irrelevantes y en demasiadas ocasiones cercanas al culebrón diario, manido de giros imposibles y situaciones disparatadas como la relación homosexual de Frank y Eric, el ascenso de Sean Jeffries, los temas de ICO o el camino a ninguna parte de Hammerschmidt. 

Frank y Claire han perdido el toque sofisticado que les envolvían en los primeros episodios y han desnudado su alma, oscura y vacía, creando una pila de cadáveres a su alrededor y asesinando sin remordimiento ni consecuencia penal. Icónica escena la muerte de Thomas Yates (Paul Sparks), pero tremendamente malogradas aquellas relacionadas con el personaje de LeAnn, Cathy o Macallan, denostando que su superioridad política envuelve una superioridad moral, con un tono de trinchera constante que no saben reflejar ni en la atmósfera ni el tono de la ficción.

Como diría la propia Claire al final de la quinta temporada de ‘House of Cards’, “It’s my turn“. Esperamos que con ella en la dirección, el cambio de rumbo que la serie necesita se produzca, porque hasta los que somos adictos a las tramas locas nos cansaremos. Claire y Frank Underwood demuestran una voracidad extrema, más cercana a la realidad de lo que pensamos, pero en las formas, muy alejada también.

Para los que siguen la serie de Netflix, en España no podrá verse hasta junio de 2018, ya que los derechos los tiene actualmente Movistar+, que ya ha emitido la quinta temporada de ‘House of Cards’ íntegra.

Quinta temporada de ‘House of Cards’

About Santi de la Flor

Marketing, turismo y comunicación. En el audiovisual, lo mismo veo la ciencia ficción más indie que el drama más comercial, todo sea por descubrir nuevas historias que nos muestren mundos en los que no entraríamos de otra forma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.