Home > Series > Series USA > Hung de HBO es una tragicomedia clásica
Thoma Janes como Ray Drecker en Hung (HBO)

Hung de HBO es una tragicomedia clásica

Hung (Ray y Tanya)

Hung es una serie de la HBO que ya tiene sus años, pero no por eso uno deja de revisionar las ficciones. En este caso, la terminé hace un tiempo y tenía pendiente escribir una crítica de las tres temporadas de esta tragicomedia clásica. En general, podemos decir que la serie se deja ver y que avanza en intensidad a medida que sus temporadas pasan, alcanzando la madurez en su tercera y última temporada. Una pena que la serie terminara ahí, pero mejor intentar dar un final digno que alarga sin motivo. Una serie difícil de clasificar, pero con sello HBO.

Crimen en el paraíso

La introducción deja claro las intenciones de Hung desde el principio. La música de ‘The Black Keys‘ con el tema ‘I’ll be your Man’ marca los propósitos de Ray: vivir al límite sin importar nada lo que le rodea. Éste es un profesor de educación física, un afamado jugador profesional venido a menos que vive un momento angustioso.

Su casa está en cenizas, su puesto de educador corre peligro y su mujer le ha dejado. Así, en una reunión de terapia le hablan de que cada uno tiene que explotar sus atributos, sus cualidades para llegar al éxito…y es ahí cuando nuestro protagonista descubre que la suya es explotar una cualidad que tenía oculta: un gran pene.

A partir de aquí lee bajo tu responsabilidad, ya que podrías encontrar diferentes spoilers de Hung de HBO.

Para ello, Ray quiere buscar a una persona que le representante. En este caso, será una proxeneta: Tanya. La cuestión es que es un triste oficinista con muy poca vida social y con muchísimos altibajos emocionales. Decide explotar el talento de Ray a través de la empresa Happiness Consultance.

Todo ello bajo una discrección ya que su exmujer, Jessica, no debe saber nada. A lo largo de la serie aparecerán otros personajes interesantes, como Lenore (Rebecca Creskoff), otra proxeneta de alto standing que luchará por los derechos de explotación de Ray y los hijos del mismo. Estos últimos siempre me parecieron de relleno; quitando alguna situación cómica, nunca aportaron nada reseñable.

Hung, temporada a temporada

En su primera temporada Hung alterna unos episodios buenos con algunos bastante aburridos. No encuentra un equilibrio, lo que provocó una gran huida de la audiencia. La relación de proxeneta-prostituo entre Ray (Thomas Jane) y Tanya (Jane Adams), junto a un Jessica (Anne Heche) muy desubicada al principio,  fueron el motor de esta primera temporada de Hung.

Un motor que no funcionó muy bien, quizás porque a veces ese metraje de 25 minutos no fue suficiente para contar todo lo que los guionistas querían y otras veces porque se andaban por las ramas y con detalles innecesarios. A pesar de todo, los momentos de Tanya salvaron una digna primera temporada de Hung. Fue una serie de verano que rondaba los tres millones de espectadores en casi todos sus episodios.

La segunda temporada de Hung nos abrió nuevos caminos. La audiencia media bajó hasta los 2,5 millones de espectadores. Varias tramas se desarrollaron aquí. Personalmente, la que me pareció más acertada fue la del novio de Tanya, ese Charlie proxeneta, consejero de proxeneta. Un rizar el rizo muy acertado. Por otro lado, vivimos esa cotidianidad de Ray con su compañero de trabajo, que acaba metiéndole en el negocio con una madura ricachona que se enamora de él.

Lenore en Hung (HBO)

Quizás lo que esta temporada no llevó bien fue hacer a Jessica protagonista, debido a los problemas en casa, el divorcio, las infidelidades, su trabajo, su acoso laboral…Me gustaba más el personaje siendo más secundario. A pesar de que Anne Hache hace un digno papel, la histérica Jessica no me gustaba mucho.

La tercera temporada de Hung demostró que no era una serie de masas. HBO decidió mover el estreno del habitual junio a un frío octubre y ahí la audiencia cayó en picado. En sus diez últimos episodios la ficción se mantuvo difícilmente por encima del millón de espectadores. Una pena, porque como decíamos maduró en muchos aspectos. Las nuevas incorporaciones dieron un nuevo portrait a la serie. Apareció Jason (Stephen Amell) y su prometida…dándonos unos momentos cómicos muy buenos. Eran una pareja muy peculiar, más exótica que el resto de los personajes. Ellos como pareja aliviaron las escenas dramáticas de la serie. Recordar a esa Sandee prostituir a su novio por una televisión…¡un momento inmejorable!

Jason era un personaje muy plano, un adolescente al uso. Pero, cuando se acostó con Lenore, su vida cambió. Ésta quería prostituirlo y él aceptó casi de inmediato. Sus negocios de robar las clientas a Ray dieron escenas muy hilarantes y ahí la serie empezó a asentarse, a madurar. Ese final rencoroso de la novia de Jason, Sandee, matando a Lenore es uno de los mejores finales de serie que recuerdo, aunque a la vez muy confuso.

Stephen Amell en Hung (HBO)

Por último, decir que Hung es una serie que muestra la monotonía del ser humano como ninguna otra. Una serie que arrancó muy dubitativa, con unos episodios muy irregulares. Con el tiempo, en su segunda temporada alcanza una joven madurez y en su tercera, Hung, se marca una trama argumental bastante buena. Una serie arriesgada, diferente, con tres temporadas y treinta episodios. Esa es Hung.

Más información en HBO

Review Overview

6,5

BUENA

No es muy pretenciosa y ese es el motivo por el cual se deja ver. Muy dramedia, mezcla bien los estilos, pero no tiene una identidad propia

User Rating: 3.75 ( 2 votes)

About Santi de la Flor

Marketing, turismo y comunicación. En el audiovisual, lo mismo veo la ciencia ficción más indie que el drama más comercial, todo sea por descubrir nuevas historias que nos muestren mundos en los que no entraríamos de otra forma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.