Home > Series > Series USA > Crítica de Super Fun Night: La diversión llegó tarde

Crítica de Super Fun Night: La diversión llegó tarde

Crítica de Super Fun Night: La diversión llegó tarde
Crítica de Super Fun Night: La diversión llegó tarde

Crítica de Super Fun Night: La diversión llegó tarde

Hace algunas semanas terminó la primera (y probablemente única) temporada de Super Fun Night, una de las comedias que más expectación había creado para esta temporada, en parte por estar protagonizada por Rebel Wilson, pero que no tuvo la acogida esperada. Su último capítulo se quedó con poco más de 2 millones y medio de espectadores y un insostenible 0,9 de rating, por lo que actualmente es casi utópico pensar que volverá con una segunda temporada.

Crimen en el paraíso

¿Cuáles han sido los mayores inconvenientes de la serie y los que han causado esa sangría de audiencia semana a semana? Probablemente sean demasiados, comenzando por los personajes y acabando por unos chistes que casi nunca terminaron de sacar alguna carcajada.

Crítica de Super Fun Night: Richard, Kendall, Marika y Helen-Alice
Crítica de Super Fun Night: Richard, Kendall, Marika y Helen-Alice

Cuando una comedia de 17 episodios no encuentra su tono hasta el capítulo 11 o 12 tiene un gran problema. Es imposible fidelizar a una audiencia cada vez más impaciente con sus series debido al gran auge de ficción propia de prácticamente todas las grandes cadenas americanas, tanto networks como de cable. El principal problema de la serie siempre fue su protagonista, Kimmie Bouvier (Rebel Wilson), un personaje que quiere parecer simpático a base de una personalidad bastante peculiar pero que termina resultando incluso patético y que provoca vergüenza ajena. Y lo peor de todo es que está muy forzado y se nota la intención de que Kimmie sea así, restándole naturalidad al personaje y por lo tanto credibilidad a todo lo que dice y hace.

Sus dos compañeras de piso, Helen-Alice (Liza Lapira) y Marika (Lauren Ash), tampoco arreglan demasiado el desaguisado. Ambas son estereotipos muy utilizados en comedias de este tipo: una es una antisocial obsesionada con la limpieza, los gérmenes y cualquier tipo de contacto con un hombre, mientras que la otra es la amiga basta, machorrona y despreocupada que es la última en enterarse de que es homosexual. Es cierto que han tenido buenos momentos a lo largo de la temporada pero han ido perdiendo presencia a lo largo de los capítulos en favor de Richard (Kevin Bishop) y Kendall (Kate Jenkinson), esta última siendo el mayor acierto de la serie.

Crítica de Super Fun Night: Kimmie y James son tal para cual
Crítica de Super Fun Night: Kimmie y James son tal para cual

Ambos personajes también parten de estereotipos muy claros: Richard es el hijo del jefe, guapo, seductor y con un marcado acento británico que las trae a todas locas; y Kendall es la chica guapa y triunfadora que pone su trabajo por encima de todo y no dudará en llevarse por delante a cualquiera con tal de tener una vida profesional de éxito. La gran diferencia de Kendall con el resto de personajes es que a lo largo de los capítulos evoluciona, tanto en su forma de ser (se vuelve insegura y errática) como en su relación con Kimmie: primero la desprecia, después la comienza a ver como una rival y termina haciéndose su ‘amiga’. Las meteduras de pata de Kendall y sus momentos de patetismo han sido los que han hecho despegar la serie pasada la mitad de la temporada y probablemente sea el único motivo sustancial para verla. No es algo que no se haya visto ya, pero ver a una persona creída e insoportable convertirse en una patética versión de sí misma casi siempre es eficaz.

En el tema amoroso ha sido todo bastante obvio y repetido: la chica gordita se enamora del chico guapo; el chico guapo se lía con la chica guapa de la oficina pero terminan rompiendo; la chica gordita encuentra el amor en otro chico gordito y el chico guapo empieza a sentir cosas por la chica gordita para terminar siendo rechazado por ella. La lógica nos empujaba a creer que Kimmie terminaría con Richard, su gran amor desde que comienza la serie, pero finalmente han sido sus sentimientos por James los que han prevalecido, un acierto que le ha dado a la serie un final mínimamente digno y que permite terminarla sin dejar las cosas abiertas. En ese sentido hay que agradecérselo, no todas las series ‘canceladas’ tienen finales que dejen al espectador satisfecho y con las tramas más o menos cerradas.

Crítica de Super Fun Night: Kimmie y Richard en Halloween
Crítica de Super Fun Night: Kimmie y Richard en Halloween

En definitiva, Super Fun Night encontró muy tarde el tono (y el personaje) a explotar, cuando su caída de audiencias ya era irreparable y el espectador no confiaba en ella. Quizás para la próxima hayan aprendido que no basta con tener cuatro o cinco personajes nacidos de estereotipos, también hay que trabajarlos y darles los matices necesarios para que el espectador sienta algún interés por ellos.

Entonces, ¿vale la pena su visionado? Sencillamente, mentiría si os dijera que sí. No es una buena comedia, pero tampoco mala. Tiene momentos que funcionan bien y el personaje de Kendall merecería una serie para ella sola. Pero con eso no es suficiente. En una época en la que las series nos salen por las orejas, una comedia con personajes sin interés, chistes sin mucha gracia y solo una temporada de 17 capítulos de los que más de la mitad son flojos, no merece la pena dedicarle un tiempo que seguramente estaría mejor empleado en otras cosas.  Pero si no estáis conforme con mi crítica y queréis salir de dudas, recordad que la serie se emite actualmente en Neox cada lunes a las 23:00h.

Review Overview

4,5 - FLOJA

FLOJA

Unos personajes muy estereotipados y chistes con poca gracia hicieron que a Super Fun Night le costara demasiado tiempo encontrar el tono y un personaje al que explotar.

User Rating: Be the first one !

About Eric Mendo

Recientemente licenciado en Comunicación Audiovisual y una de las personas que más series ve de las que conozco, no lo puedo evitar. Mi paraíso sería cobrar por ver series, pero tiempo al tiempo. Me chiflan las ficciones americanas, y cada vez más algunas británicas, pero siento cierta devoción por la fantasía y la ciencia-ficción. Puedo ver auténticos dramas adorados por la crítica como Homeland o The Americans y pasarme justo después a los mayores "guilty-pleasures" de la televisión como Witches of East End o gran parte de la parrilla de TheCW. Títulos como Doctor Who, Pushing Daisies, Fringe o Veronica Mas son los que más huella han dejado en mi.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.