Home > Series > Series USA > Crítica de Looking: Realismo, naturalidad… ¿Y qué más?

Crítica de Looking: Realismo, naturalidad… ¿Y qué más?

Crítica de Looking: Realismo, naturalidad... ¿Y qué más?
Crítica de Looking: Realismo, naturalidad… ¿Y qué más?

Crítica de Looking: Realismo, naturalidad… ¿Y qué más?

Han pasado ya varias semanas desde que Looking terminó su primera temporada, pero el tiempo y el aluvión de estrenos y finales de estas últimas semanas no me ha permitido hablaros de ella hasta ahora. Con Looking, HBO intentaba seguir la estela que ha dejado Lena Dunham con Girls y contarnos la vida de un grupo de chicos en diferentes puntos de sus vidas, con la particularidad de que todos ellos son gays. Y le llamo particularidad porque al final el hecho de ser gays es lo que menos influye en lo que la serie nos quiere contar, ya que los dilemas personales que aborda no entienden de sexualidad, ni de raza, ni nacionalidad… aunque sí de edad.

Professor T COSMO

A diferencia de Girls, con la que se ha comparado constantemente a la serie, en Looking los tres protagonistas se encuentran en edades completamente diferentes, y por lo tanto podemos decir que están en momentos vitales diferentes. Por un lado nos encontramos con Patrick (Jonathan Groff), el protagonista principal, un joven en sus “veinti-largos” que todavía no sabe lo que es una relación seria con un chico y que a nivel profesional disfruta de cierta estabilidad; Agustín (Frankie J. Álvarez) es el compañero de piso de Patrick, que abandona el piso para irse a vivir con su pareja Frank y asentar su relación de larga duración; y por último tenemos a Dom (Murray Bartlett), un hombre que ronda los 40 y que sigue sin pareja y atascado en un trabajo de camarero que no le llena. A partir de aquí, Looking se dedicará a presentarnos las vidas de los diferentes personajes y cómo cada situación les afecta personalmente, profesionalmente y amorosamente.

A partir de aquí posibles spoilers de la primera temporada de Looking.

Crítica de Looking: Las relaciones entre personajes conforman las tramas de la serie
Crítica de Looking: Las relaciones entre personajes conforman las tramas de la serie.

Looking se ha convertido en una de esas series a las que se adora o se la odia, siendo yo el bicho raro que se encuentra en un terreno neutral. Los que la adoran argumentan que es una serie muy personal, real como la vida misma y con una preocupación por los personajes que pocas series tienen. Los que la odian argumentan que es aburrida, que nunca pasa nada y que se dedican a enseñarnos situaciones aisladas de las vidas de los personajes sin una influencia real y palpable ni una trama que enganche. Y yo, que me encuentro en el medio, os digo que ambas partes tienen su razón. Looking no tiene una trama muy evidente más allá de cómo evolucionan las relaciones entre los personajes, por lo que si no te gustan esos personajes no encontrarás ninguna razón para seguir viéndola. Pero si te gustan y te sientes identificado con alguno de ellos y de sus momentos vitales, Looking se convierte en una serie que destaca por su realismo y la naturalidad con la que trata todos los temas.

Patrick es ese chico joven, sin pareja y que suele comportarse de forma infantil, que parece utilizar a la gente siempre en su propio beneficio, que no se enfrenta a las decisiones duras que debe tomar y que prefiere escudarse detrás de una barrera de trabajo y amigos que difícilmente le llevará a conseguir lo que quiere. Ni siquiera cuando conoce a Richie (Raúl Castillo) cambia su forma de actuar, y mantiene su postura de chico caprichoso sin demasiados problemas en la vida más allá de los que él mismo se crea sin necesidad. Sus idas y venidas con su jefe Kevin (Russell Tovey), también gay y que terminarán en toda una declaración de intenciones al final de la temporada, no hacen más que potenciar ese lado más impulsivo de un Patrick que sigue sin saber lo que quiere en la vida.

Crítica de Looking: Jonathan Groff y Raúl Castillo son Patrick y Ritchie.
Crítica de Looking: Jonathan Groff y Raúl Castillo son Patrick y Ritchie.

Agustín es el típico bohemio que intenta vivir de su trabajo como artista pero que no se encuentra en el mejor momento de su carrera, pero que al mismo tiempo se muda con su pareja después de varios años de relación. Cuando su situación profesional se desmorona termina afectando también a su situación personal, en especial por la maravillosa idea que se le ocurre al querer fotografiar a su pareja montándoselo con un prostituto sin que Frank (O.T. Fagbenie) lo sepa. Cuando sale a la luz, Agustín se queda sin trabajo y sin pareja y debe volver a su punto de partida inicial: el piso de Patrick. Al fin y al cabo Agustín no es de los que sientan la cabeza y viven de la rutina.

Crítica de Looking: Frankie J. Álvarez y O.T. Fagbenie son Agustín y Frank
Crítica de Looking: Frankie J. Álvarez y O.T. Fagbenie son Agustín y Frank.

Y Dom es quizás el personaje más coherente con sus propios principios. Por algo es el más maduro, cumple 40 años a lo largo de la primera temporada y empieza a plantearse un cambio drástico en su vida. En el ámbito profesional, Dom lleva años trabajando como camarero sin más aspiración que esa y se da cuenta de que ha llegado el momento de hacer algo con su vida, por lo que decide montar su propio restaurante. Para ello necesita la ayuda de Lynn (Scott Bakula), un hombre mayor que Dom al que conoce en una sauna y con el que termina encontrando cierta conexión emocional, una conexión que le hace replantearse también su vida sentimental, hasta ahora inexistente por la afición de Dom de acostarse con todos los chicos que pueda. Dom es probablemente el personaje que más facilidad tiene para llegar al espectador, en especial porque es el único de los tres que no se muestra infantil, inmaduro o caprichoso y que, aunque comienza bastante confuso, termina siendo seguro y yendo a por lo que él cree que es mejor para él.

Crítica de Looking: Murray Bartlett es Dom.
Crítica de Looking: Murray Bartlett es Dom.

Sus tres historias se van contando e intercalando a lo largo de los 8 primeros capítulos de Looking y, aunque como muchos argumentan, le falta algo de acción y un objetivo final, creo que estamos ante una serie sincera y realista donde lo que menos importa es la sexualidad de sus protagonistas, una sexualidad que por otro lado se muestra de la forma más natural ante la cámara y que se erige como uno de los aspectos más positivos de la serie. Looking también intenta evitar hacer demasiado hincapié en los tópicos sobre homosexuales tan vistos en televisión y cine, pero también forman parte de la vida del colectivo por lo que es inevitable que de vez en cuando también tengan presencia en la serie, como por ejemplo el gay promiscuo o los festivales llenos de cuero y poca ropa.

HBO decidió renovar la serie a pesar de contar con unas audiencias mucho más que mediocres, incluso para HBO. Ya sabemos que a las cadenas de cable Premium las audiencias no les importan tanto, pero una serie que en su capítulo más visto no pudo pasar de los 510.000 espectadores despertaba dudas sobre su continudad. Aun así, parece que la crítica ha sido suficiente y que HBO confía en que sus números puedan remontar de cara a su segunda temporada, por lo que decidió renovarla mientras otras como Hello Ladies o Family Tree no han contado con esa suerte. Por ahora os dejo con la crítica, y si no la habéis visto, de vosotros depende darle o no esa oportunidad. En España Canal + fue la encargada de emitir la serie con poca diferencia de su emisión en USA, aunque todavía sigue emitiéndola a través de canales como Canal+2 o Canal+Series, además de encontrarla en su plataforma online Yomvi.

Review Overview

6,2 - BUENO

BUENO

HBO nos trae con Looking una serie real y natural con las situaciones vitales de sus personajes aunque carece de una chispa que acelere las tramas y les dé un objetivo concreto.

User Rating: Be the first one !

About Eric Mendo

Recientemente licenciado en Comunicación Audiovisual y una de las personas que más series ve de las que conozco, no lo puedo evitar. Mi paraíso sería cobrar por ver series, pero tiempo al tiempo. Me chiflan las ficciones americanas, y cada vez más algunas británicas, pero siento cierta devoción por la fantasía y la ciencia-ficción. Puedo ver auténticos dramas adorados por la crítica como Homeland o The Americans y pasarme justo después a los mayores "guilty-pleasures" de la televisión como Witches of East End o gran parte de la parrilla de TheCW. Títulos como Doctor Who, Pushing Daisies, Fringe o Veronica Mas son los que más huella han dejado en mi.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.