Home > Series > Series USA > Crítica de Happyland de MTV

Crítica de Happyland de MTV

<
Crítica de Happyland de MTV
Crítica de Happyland de MTV

Crítica de Happyland de MTV.

MTV lleva una temporada haciéndose fuerte en el terreno de las ficciones juveniles, especialmente gracias al gran éxito de Teen Wolf y Awkward. Más tarde fueron Finding Carter y Faking It las que se hicieron con un hueco en su programación con bastante facilidad. Por esa razón, la llegada de Happyland creó ciertas expectativas para un canal que, a pesar de ofrecer ficciones no demasiado complicadas, consigue ofertas bastante juveniles pero sin dejar de lado la crítica o el análisis de la sociedad y el público al que se dirige. Por desgracia, Happyland no es nada de lo que podríamos esperarnos.

Happyland es una nueva comedia que MTV emite los martes a las 11 de la noche (horario de USA), un horario muy poco habitual para las ficciones en ese país. De hecho, lo lógico habría sido adelantar la emisión de Awkward y Faking It para evitar que Happyland entrara directamente en el late night. El hecho de emitirse en ese horario podría ser síntoma de que estábamos ante una serie juvenil pero más adulta, quizás más ácida en su crítica y que incluso podría atreverse a sugerir algo más en el terreno sexual (tampoco demasiado, que estamos hablando de una MTV muy juvenil). Pues Happyland no nos ofrece nada de eso.

Crítica de Happyland: El parque de atracciones es la excusa para presentarnos un culebrón juvenil sin interés.
Crítica de Happyland: El parque de atracciones es la excusa para presentarnos un culebrón juvenil sin interés.

Happyland es un parque de atracciones muy reconocido y en el que sus trabajadores también viven, creando una pequeña comunidad entre ellos. La serie nos cuenta la vida de Lucy Velez (Bianca A. Santos), una joven que lleva toda la vida viviendo y trabajando en el parque pero que sueña con irse de allí y vivir en un mundo más real. Su madre Elena (Camille Guaty) es una mujer adulta con síndrome de Peter Pan que se niega a aceptar su edad, insiste en hacerse ver como la hermana de Lucy y se liga a todos los jovencitos que puede. Por su culpa, Lucy ve truncados sus planes de hacerse una vida fuera de Happyland.

Entre los demás personajes nos encontramos con Ian Chandler (Shane Harper), nueva incorporación al parque, hijo rebelde del multimillonario dueño de todo James Chandler, y nuevo flechazo de Lucy. Para su desgracia, es también su medio hermano, ya que Elena y James tuvieron una relación de jóvenes de la que nació Lucy. Theodore Chandler (Ryan Rottman) es el hijo mayor de James, Harper (Katherine McNamara) es la mejor amiga de Lucy, y Will (Cameron Moulene), es el novio de Harper, mejor amigo de Lucy pero que siente algo más hacia ella que una amistad. Vamos, que tenemos todos los ingredientes para un culebrón de libro.

Crítica de Happyland: La serie nos ofrece todos los ingredientes necesarios para un culebrón, tanto con los jóvenes como con los adultos.
Crítica de Happyland: La serie nos ofrece todos los ingredientes necesarios para un culebrón, tanto con los jóvenes como con los adultos.

El problema de Happyland es que nada funciona. A su protagonista le queda grande el papel, no es creíble en casi ningún momento a lo largo del capítulo e incluso se presenta como un personaje repelente en según qué situaciones. El resto del casting juvenil no aporta mucho más, destacando únicamente el atractivo de los chicos (triángulo amoroso a la vista) y la típica amiga medio rebelde que pasa de todo pero de la que no te puedes fiar. Un triángulo amoroso de una chica con su medio hermano y su mejor amigo no debería ser el eje de una ficción, por muy juvenil que sea el target al que se dirige.

El culebrón de los adultos tampoco es que aporte mucho más. Una mujer que se reencuentra con el padre de su hija, que todavía siente algo por ella, y la aparición en escena del hijo mayor, con quien seguro que terminará apareciendo algún que otro roce. Si los personajes y las tramas no aportan ningún interés, no esperéis encontrarlo en una crítica a la sociedad, porque es inexistente, ni tampoco en la aparición de un humor que brilla por su ausencia.

Crítica de Happyland: Si sólo buscáis una ficción llena de chicos guapos y chicas que beban los vientos por ellos, Happyland es vuestra serie.
Crítica de Happyland: Si sólo buscáis una ficción llena de chicos guapos y chicas que beban los vientos por ellos, Happyland es vuestra serie.

En definitiva, que a pesar de tener una duración de 20 minutos el humor no aparece por ningún lado y tampoco hace ningún tipo de crítica hacia nada (algo que sí cumplen Awkward y Faking It). MTV ha fracasado esta vez en su intento de crearse una imagen de marca gracias a unas ficciones con cierta relevancia crítica y con el apoyo del público, ya que Happyland no cumple ninguna de las dos cosas. Su audiencia fue de algo menos de medio millón de espectadores y un 0,2 de rating, una audiencia que no es mala en sí misma teniendo en cuenta su horario pero que tampoco hace prever que vaya a volver después de emitir sus 8 capítulos si la cosa no cambia.

¿Vale la pena intentarlo con Happyland? La respuesta es no. No os perdéis absolutamente nada. De hecho muchos de vosotros ni sabíais que existía y no pasará nada si se os olvida después de leer esta crítica de Happyland. Eso sí, si lo único que buscáis en una ficción son chicos guapos con torsos desnudos y chicas inocentes que beben los vientos por ellos, entonces sí, Happyland es vuestra serie.

Review Overview

2,5 - DEFICIENTE

DEFICIENTE

Happyland fracasa a lo grande al ofrecernos tramas ya vistas y sin interés, un intento de culebrón juvenil con personajes sin carisma e interpretaciones muy simples.

User Rating: Be the first one !

About Eric Mendo

Recientemente licenciado en Comunicación Audiovisual y una de las personas que más series ve de las que conozco, no lo puedo evitar. Mi paraíso sería cobrar por ver series, pero tiempo al tiempo. Me chiflan las ficciones americanas, y cada vez más algunas británicas, pero siento cierta devoción por la fantasía y la ciencia-ficción. Puedo ver auténticos dramas adorados por la crítica como Homeland o The Americans y pasarme justo después a los mayores "guilty-pleasures" de la televisión como Witches of East End o gran parte de la parrilla de TheCW. Títulos como Doctor Who, Pushing Daisies, Fringe o Veronica Mas son los que más huella han dejado en mi.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.