Home > Series > Series España > El Barco cierra y no por inanición
Mario-Casas-Goya

El Barco cierra y no por inanición

Mario-Casas-GoyaHace ya dos años y medio, casi, dos redactores de esta web fuimos a lo que era la presentación de El Barco de Antena 3 y Globomedia. Tanto la cadena como la productora siempre nos han tratado muy bien; nos pusieron un autobús para trasladarnos a los estudios del interior del barco a las afueras de Madrid y nos dieron turno en las entrevistas.

Jamestown COSMO

Allí, entrevistamos a Mario Casas, charlamos con Blanca Suárez, hicimos piña con los desconocidos de la serie hasta entonces públicamente, escuchamos activamente a Juanjo Artero y nos estremecimos de la dificultad de rodar en alta mar de sus productores (Álex Pina).

La primera idea que tuvimos de El Barco fue que “algo diferente” llegaba a España. Nada más allá de lo que creíamos en un primer momento. A su favor, hay que decir que la fotografía está muy cuidada (esos grandes olvidados de la producción patria) y que la idea era fabulosa, pero la ejecución ha sido muy por debajo de lo esperado. Un proyecto de varios años no puede vivir solamente de una idea. Mirad producciones como Dexter, una idea muy buena y una producción pequeñita y que todos los años genera ruido a su alrededor. En resumen, quién mucho abarca, poco aprieta.

Así, la audiencia respaldó al proyecto y en su piloto consiguió 4.769.000 y un 23,4% de cuota de pantalla, quizás por el overhype creado, pero un datazo de esos que ya no se ven hoy día. Cerro su primera temporada en torno al 21%, aunque con los capítulos se fue desinflando un poco.

Ese quiero y no puedo es lo que determina que deje de ver una serie, al menos, yo. Por ejemplo, muchas series americanas (Flashforward, Revolution, Fringe, Alcatraz, Once Upon a Time…) se nos han vendido como las sucesoras de Lost, y ¡no!. No promociones algo que no es así. El Barco, pecó de ello. Acércate más a El Internado, y, a partir de ahí, hablamos.

Así, la apuesta era arriesgada, y un OLE mayúsculo por la productora y la cadena.

¡El fin del mundo ha llegado!

Pero, lleno de momentos trash y no plausibles. Si quieres hacer una serie survival horror tira por ahí, nada más ver los datazos a nivel internacional de The Walking Dead (producción europea, recuerdo). Si sólo quedan algunos habitantes en el planeta (o eso creen) y tiras por la comedia imita o venera a Dead Set. Si lo que quieres es drama puede que Falling Skies sea tu referencia (aunque tampoco sea la mejor). Charlas, dialéctica, referencias…las tienes en BattleStar Galáctica. Ya, yéndote a un extremo, en el cual los personajes sean un poco de todo, desde bufones a personalistas tienes Firefly.Y, ya, y no soy más pesado, si quieres adolescentes interesantes tienes la serie Jeremiah.

Como decía en el título, cuándo una serie quiere ser apocalíptica, debe serlo. No se tienen víveres ilimitados, ni refrescos en cualquier cajón que abras. Además, el product placement debe estar bien hecho y no porque así me gusta. Que los viajeros tengan tiempo de enseñar torsos, cantar una canción, meter a un malo de poca monta, o hablar de sandeces…es cosa que hasta permito (episodios de relleno tienen todas las series), pero, por favor, dónde queda la premisa verdadera del final del mundo (algo que desarrollaron fatal).

Como dicen en Periodista Digital, “no es ni The Walking Dead ni lo pretende”. Así, no me vendas la idea como trama principal de la serie. Es un Vacaciones en el Mar sin población en tierra. Nada más.

La audiencia en este país, a veces, no se deja embaucar tan fácilmente. La audiencia ha caído de manera exagerada. Esta tercera y última temporada estaba en torno a unos dos millones de fieles. Y, hay que decir, que de manera general esta tercera temporada era la buena, la que sí cumplían con lo dicho. Así, los adolescentes parecen haber escapado de su target. “Tiene unas tramas que hemos intentado que sean unas más adultas, otras más adolescentes, otras más duras…” decía Iván Escobar, creador de la serie.

Por último, decir que SÍ queremos series diferentes en España, y que estamos dispuestos, por supuesto, a unos presupuestos de producción bajos y que no pedimos que sea igual que la estadounidense, pero, por favor, así no.

¡Cómo echo de menos Plutón BRB Nero!

About Santi de la Flor

Marketing, turismo y comunicación. En el audiovisual, lo mismo veo la ciencia ficción más indie que el drama más comercial, todo sea por descubrir nuevas historias que nos muestren mundos en los que no entraríamos de otra forma.

3 comments

  1. Pues sí, una pena para cómo era concebida la idea…

  2. Yo nunca he visto la serie y puse el final sólo los cincos últimos minutos y me alegreé muchísimo de no ser fan de la serie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.