Home > Series > Series americanas > Crítica de ‘La casa de las flores’, la nueva obsesión millenial
Crítica de 'La casa de las flores', la nueva obsesión millenial

Crítica de ‘La casa de las flores’, la nueva obsesión millenial

Si decimos que ‘La casa de las flores’ no es algo nuevo, no estamos mintiendo. Durante el visionado de la ficción de Netflix somos capaces de ver numerosas fuentes de las que bebe, con mejor o peor ejecución, desde ‘Transparent‘ en algunas situaciones familiares, pasando por ‘Jane the Virgin‘ en su modo comedia de formato, hasta las clásicas telenovelas mexicanas. Su amalgama de géneros y subgéneros es a veces un lastre en el desarrollo de las tramas, haciendo que su consistencia se pierda a medida que avanza.

Harlots T2

Manolo Caro es el creador de ‘La casa de las flores’ y está detrás de los guiones de los episodios uno, siete y trece. Parece que se ha centrado en la apertura y el cierre de la historia, entendiendo que la irrelevancia de ciertas tramas a mitad de temporada se debe al resto de guionistas que firman el resto de episodios (Monika Revilla, Mara Vargas o Gabriel Nuncio), y, con ello, su capacidad de hilvanar la trama principal con las subtramas, haciendo que ciertas historias se pierdan sin interés por parte del espectador.

Las viejas fórmulas de la telenovela con giros constantes de guion, sin respiro y a una velocidad de relámpago en las tramas siguen siendo vigentes en ‘La casa de las flores’, y se agradecen en más de un momento. La ficción abre su telón con una escena de sexo rápido y un desnudo masculino mientras el amante de uno de los miembros de la pareja está presente. Sus intenciones son claras desde el principio, aquí vamos a quemar tramas desde el comienzo.

No es hasta la presentación de Verónica Castro (‘Los ricos también lloran’, ‘Rosa salvaje’), cuando conocemos a la verdadera protagonista de esta historia: Virginia de la Mora. Matriarca de una familia entregada a una floristería goza de un status social altísimo, viviendo en Los Álamos, una zona residencial y exclusiva. Sus hijos Paulina (Cecilia Suárez), Elena (Aislinn Derbez) y Julián (Darío Yazbek Bernal), y su marido Ernesto (Arturo Ríos), forman el resto de esta familia que está a punto de ser destrozada por un oscuro secreto y una muerte en su propia casa.

‘La casa de las flores’ y los tabúes sociales

Yo que entré en la ficción por recomendación, sus primeros quince minutos son clave para situarte o alejarte. Por unos motivos u otros, el formato es muy exótico, no llegoa entender si el tono de comedia es intrínseco al formato o si es tan fina que no la aprecio.

Realmente, ‘La casa de las flores’ es una ventana singular a la hora de satirizar el formato telenovela y aunque le pone ganas, no consigue hacer que el espectador entre al 100%. Las grandes comedias actuales son a su vez grandes tragedias, esta producción se queda a la mitad del camino. ¿Os suena ‘Vergüenza‘? Pues algo parecido, las ganas de alejar al espectador de forma constante no siempre funciona.

La factura de ‘La casa de las flores’ está por encima de la media de producciones de corte similar. Las clases sociales quedan muy bien reflejadas en los escenarios, en la fotografía y en la iluminación, en perfecta armonía con el guion, aunque éste no sabe ejecutar el tono, primordial en la construcción de una ficción que quiere ser algo más que una serie del montón.

El guion de ‘La casa de las flores’ sí tiene un elemento de subversión que la hace diferente. Es pro-LGTBI+, tiene un mensaje de esperanza para la erradicación de la homofobia, establece claros mensajes de inclusión e integración y busca una igualdad de géneros a pesar del machismo social de la alta sociedad mexicana. Otros temas como la marihuana, el narcotráfico, el bilingüismo, relaciones abiertas…también lo enriquecen. Muy valiente esa línea de Netflix que suele ser habitual en sus comedias, como en ‘One Day At a Time‘.

Eso sí, si miramos ‘La casa de las flores’ como entretenimiento puro sin un análisis profundo, su adicción es real.

Tráiler de ‘La casa de las flores’

PASABLE

5,5/10

Irregular entre el ritmo y la trama, 'La casa de las flores' es adictiva sabiendo quemar sus recursos y giros dramáticos. Aunque roza el histrionismo en ocasiones y se asimilan algunas transiciones a sketches, esta apuesta de satirizar el género se ha ganado a miles de millenials gracias a las redes sociales.

User Rating: Be the first one !

About Santi de la Flor

Marketing, turismo y comunicación. En el audiovisual, lo mismo veo la ciencia ficción más indie que el drama más comercial, todo sea por descubrir nuevas historias que nos muestren mundos en los que no entraríamos de otra forma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.