Home > Offtopic > La importancia de la Televisión Pública en la democracia

La importancia de la Televisión Pública en la democracia

<

Ayer pudimos leer en los medios que Santiago Abascal, líder de la formación política en auge VOX, exigía el cierre de Canal Sur -canal principal de Radio y Televisión de Andalucía- a cambio de su apoyo en la investidura de gobierno tras las Elecciones Andaluzas del 2D. Esta mañana, el secretario general de la formación popular Teodoro García Egea respondía mostrándose dispuesto a estudiar tal petición. Ante esta amenaza al medio de comunicación autonómico andaluz resulta interesante estudiar la procedencia y la funcionalidad de la televisión pública.

El origen de la televisión pública en Europa parte del entendimiento del medio como un servicio público y una herramienta cultural y de cohesión social, muy distinto a la actividad económica bajo el amparo de entretenimiento que defendía Estados Unidos. La televisión pública se entendió como un servicio universal de acceso sin restricciones de la ciudadanía a contenidos de interés general de una manera gratuita e imparcial que contribuyese “a la generación de pluralismo, diversidad y expresión democrática”, como indica Petros Iosifidis, profesor de Media Policy en City, University of London, en su artículo “Servicio público de televisión en Europa”.

Antes de la Segunda Guerra Mundial el monopolio televisivo, debido a la pequeña amplitud del espacio radioeléctrico disponible, era de carácter estatal, es decir, a cargo de los intereses del Estado. Como indica la profesora de Derecho Constitucional María Salvador Martínez en “La libertad de la televisión. El modelo alemán”, el nacionalsocialismo hizo un uso propagandístico de la televisión estatal, común también en las fuerzas aliadas.

Al recuperar la soberanía, Alemania reorganiza la radiotelevisión en un marco jurídico recogido en la Ley Fundamental de Bonn en 1944 que garantizase la neutralidad política, la independencia, el pluralismo y la autonomía de la televisión frente al Estado. Nace así la televisión pública en Alemania, similar a la BBC británica. “Se pensó -como señala Salvador Martínez- que la radiotelevisión debía servir también como medio de reeducación y democratización de Alemania.

En 1987 la Unión Europa aborda la regulación de la televisión con la “Directiva de televisión sin Fronteras” donde se recoge particularmente “que es esencial que los Estados miembros velen para que no se cometan actos que puedan resultar perjudiciales para la libre circulación y el comercio de las emisiones televisivas o que puedan favorecer la creación de posiciones dominantes que impondrían límites al pluralismo y a la libertad de información televisiva, así como a la información en su conjunto […].”

En España, la televisión estatal comienza sus emisiones regulares tras 8 años de pruebas en 1956 durante el régimen franquista y sirviendo a los intereses del mismo. No es hasta el año 1980 la consagración del carácter público de la televisión española bajo el Estatuto de la Radio y la Televisión por el que el Organismo Autónomo RTVE pasa a ser Ente Público RTVE y se configura la televisión en España como un servicio público esencial.

El régimen jurídico de la televisión se fundamenta en el artículo 20 de la Constitución de 1978 que señala el siguiente punto: “La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

En 1983 se aprueba La Ley del Tercer Canal que permite el nacimiento de las televisiones autonómicas y en el 88 se acaba con el monopolio público con la Ley de Televisión Privada.

La comercialización de la televisión por parte de las privadas y el nacimiento de la difusión digital provocan varias crisis en la televisión pública tanto en Europa como en España. La segunda regulación de la “Directiva de Televisión Sin Fronteras” en 2007 y posteriormente la Ley General de la Comunicación Audiovisual de 2010 impulsada por el presidente del gobierno José Luís Rodríguez Zapatero que cambió el paradigma del audiovisual en el país, recogen la emisión online y los contenidos no-lineales. Esta última recoge también todos los aspectos relacionados con los medios de comunicación y el audiovisual en un único texto.

Las polémicas sobre la pluralidad en los medios públicos son frecuentes en los distintos países europeos. En España, la polémica salpica la televisión autonómica catalana TV3, pero también a la RTVE. Tal y como recoge el ente público español en su web, la presidenta de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, Cecilia Wikström, pide explicaciones al Gobierno -bajo el mandato del presidente Mariano Rajoy- por las denuncias de falta de pluralidad en RTVE en mayo de este mismo año.

Actualmente, tras el respaldo de la mayoría absoluta del Congreso, José Antonio Sánchez Domínguez -que había sido propuesto por el Partido Popular- dimite del cargo. Rosa María Mateo se encuentra en la posición de Administradora Única mientras dure el bloqueo político al concurso público que restaurará la normalidad en la directiva de RTVE y el Consejo de Informativos.

Tras este repaso por la historia de la televisión pública en el ámbito europeo y nacional podemos reflexionar sobre la importancia de la misma y el papel que ha jugado en la construcción paulatina de la democracia. El libre acceso a la cultura y a una información neutral y plural, no solo sienta las bases, sino que enriquece a la sociedad, la convivencia y a una ciudadanía igualitaria.

Por eso, cuando una formación política con representación parlamentaria busca el control estatal de la radiotelevisión pública y autonómica o la disolución de la misma, se está ejerciendo un retroceso democrático en los derechos fundamentales recogidos en la Constitución a comunicar o recibir libremente información veraz. El cierre de un medio de comunicación va acompañado de censura, y más cuando ese medio tiene un objetivo que, repito, está tipificado como esencial. Hay que reflexionar que significa este mensaje emitido tan a la ligera por Abascal y García Egea, que choca directamente con el blindaje del artículo 210 del Estatuto de Autonomía andaluz -para cuya reforma se requiere una mayoría de dos tercios del parlamento-, y que consecuencias o implicaciones tendría para la ciudadanía, en este caso, andaluza.

About Sergio Risquez

Graduado en Comunicación Audiovisual y Estudiante de Guion de Cine y Televisión. Entusiasta de la TV en general y las series en particular. Amante del cine y de la lectura. El Nombre del Viento me enamoró, Interstellar me hizo volar y Lost dejó huella en mí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.