Ray Liotta, Robert De Niro, Paul Sorvino, and Joe Pesci publicity portrait for the film 'Goodfellas', 1990. (Photo by Warner Brothers/Getty Images)

¿Es el Casino de Scorsese realmente mejor que Goodfellas?

Desde luego, apostaría por Casino (1995) como la mejor película. Sin embargo, ambas películas que proyectan el mundo de los gánsters, del mismo director Martin Scorsese son maravillosos, aunque es bien es sabido que Goodfellas denominada en español “Uno de los Nuestros” tiene todas las mejores críticas, siendo anunciada por los críticos de Total Film 2006 como una de las mejores películas policíacas de todos los tiempos, superando a Vértigo, Tiburón, y Kane. Esta se sitúa como la 17ª película mejor valorada en IMDB, mientras que Casino hace un trabajo decente situándose en el 143. Si quieres sentirte como en una película de Scorsese, puedes probar a visitar un casino en vivo online desde la comodidad de tu casa y acercarte a la experiencia que los personajes de la película tenían en el casino real.

Casino, pese a no tener el mismo revuelo que Goodfellas, aun pareciendo una película más grande. Quizás, el que un espectador prefiera una película a otra depende de la historia que el atraiga: Goodfellas es una historia personal vista a través de los bajos fondos de la mafia, mientras que Casino es una historia extensa sobre el control que los gánsteres tenían de los casinos de Las Vegas durante los años 70. Mientras que «Goodfellas» examina a personajes escondidos que intentan evadir la ley, «Casino» muestra a personajes más extrovertidos y descaradamente visibles, y las expresiones de estos personajes se contagian a las películas respectivamente.

Ambas películas están ancladas por una actuación principal, y aunque la historia de «Goodfellas» da la sensación de abarcar más de una vida que en «Casino», prefiero al Ace Rothstein de Robert De Niro al Henry Hill de Ray Liotta. Tan íntima como la historia de Henry, la de Ace es a la vez íntima y grandiosa. La película es capaz de abarcar tanto su relación de altibajos con su esposa, como su enorme y controvertido lugar en la escena del juego de Las Vegas. Parece abarcar más lo personal, el trabajo criminal y las excentricidades de Ace que Henry en Goodfellas.

Datos sobre Goodfella

Las dos películas también se centran en los romances de los personajes principales

aunque Karen (Lorraine Bracco) tiene su propia narración en Goodfellas y Ginger (Sharon Stone) no la tiene en Casino, Ginger parece dejar más huella que Karen. Estos dos personajes interpretan lo que podrían haber sido los típicos papeles de novias de gánsteres, pero gracias a la tremenda actuación y a la perspicaz escritura, resultan mucho más polifacéticos que tópicos. Pero de las dos, Ginger es la que más destaca, ya que está escrita para ser una mujer muy segura de sí misma y controladora, aunque actuada con un desenfreno que la hace susceptible a su codicia y a su caída. Es un personaje un poco más atractivo, ya que el personaje de Karen se siente más dependiente de Henry.

Pero, por supuesto, el factor decisivo para decidir qué obra maestra de Scorsese es mejor se reduce a Joe Pesci. Su despiadado, impulsivo y amoral Tommy De Vito en Goodfellas le valió un Oscar, pero su igualmente imponente y amenazante Nicky Santoro no recibió tantos elogios.

Como se puede ver, el diálogo es particularmente lleno de soeces y blasfemias que se propinan de un personajes. Pero los guionistas Scorsese y Nicholas Pilleggi convierten esas vulgaridades en una forma fascinante y apropiadamente fea de retratar un negocio criminal tan tenso y arriesgado, al igual que hicieron en Goodfellas. El lenguaje soez no sólo tiene una electricidad al ser pronunciado por actores que entienden tanto la blasfemia, sino que también añade una tensión constante a lo largo de la película. Ambas películas están escritas al milímetro, pero Casino gana esta ronda no sólo por las mejores líneas de Pesci, sino por cómo este diálogo se entreteje a través de una historia tan vertiginosa y deslumbrante.

Incluso la fotografía parece haber subido de nivel con Casino. El impresionante trabajo de cámara itinerante de Goodfellas da vida a unos escenarios que, de otro modo, serían estándar y realistas. Casino es más aventurera, continuando con la impresionante destreza de la cámara en movimiento, pero también sacando más provecho de las luces y los colores brillantes, exuberantes y abrumadores de los casinos, por no mencionar la coordinación de colores tan llamativa de Ace en su vestimenta. Supongo que «Goodfellas» no puede evitar ser una película más lúgubre y hosca de gánsteres de los bajos fondos, en contraposición al brillante y lujoso retrato que hace Casino de los gánsteres de Las Vegas, a los que no les importa acaparar los focos.

Pero todo ello se traduce en lo que tiene Casino que no tiene Goodfellas: una sensación de localización realmente palpable. Casino es una película que grita Las Vegas, especialmente de su época anterior a la corporación, pero Goodfellas se preocupa menos de presentar el exterior y más de ceñirse a los interiores estrechos y ocultos y sucios. Uno de los planos más memorables de «Casino» es una toma aérea nocturna que muestra Las Vegas en todo su esplendor, antes de un corte muy memorable al desierto estéril mientras Ace y Nicky hablan en voz en off sobre la logística de cavar un agujero para el cuerpo de alguien.

Casino dura casi tres horas, treinta minutos más que Goodfellas, y da la sensación de ser más épica: parece abarcar más personajes y más situaciones criminales en las que se encuentran, sin sentirse nunca limitada. Aunque Scorsese y compañía introdujeron no sólo un nuevo y fuerte lenguaje cinematográfico, sino un nuevo punto de vista extático de los criminales en Goodfellas, sigue pareciendo un trampolín sólidamente impresionante para lo que sería una obra maestra aún más definitiva sólo cinco años después con Casino. Aunque algunos la tacharon de refrito de «Goodfellas» cuando se estrenó, es de esperar que «Casino» pueda revalorizarse como una película propia de notable factura.

Sobre Santi de la Flor

Hablando de series y cine desde el 2009. Socio de la AICE (Asociación de Informadores Cinematográficos de España) que organizan los Premios Feroz. Lo mismo veo la ciencia ficción más indie que el drama más comercial, todo sea por descubrir nuevas historias que nos muestren mundos en los que no entraríamos de otra forma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.