Home > Cine > ‘Crónica de un parpadeo’: un documental sobre el destello de IZAL
IZAL
IZAL

‘Crónica de un parpadeo’: un documental sobre el destello de IZAL

Sueños lentos y aviones veloces. Sin duda, muchas de las aspiraciones que se tienen en la vida ven su consecución prolongada en el tiempo. En ocasiones tienen que pasar años, e incluso décadas, para que esas metas se vean cumplidas en base al esfuerzo y el trabajo empleado. En el documental ‘Crónica de un parpadeo’ realizado por la productora Afterlive, se muestra el viaje del grupo IZAL desde sus inicios hasta el fin de la gira ‘Copacabana’, ante más de 15.000 personas en el Palacio de los Deportes de Madrid.

Crimen en el paraíso

Con un hilo argumental que va transcurriendo en las horas previas al concierto de despedida que la banda dio en la capital madrileña, este documental muestra las dificultades que preceden al éxito. Porque para observar las vistas desde la cima primero hay que recorrer un largo camino empedrado en el que tirar la toalla nunca es una opción válida para aquellos que luchan a diario por cumplir sus objetivos. La pasión por la música llevó a Mikel, Gato, Alberto, Alejandro e Iván a resistir a pesar de las adversidades, a pensar que la luz solo brilla si está rodeada de sombras que superar y a ser conscientes de que tarde o temprano el trabajo daría sus frutos.

Y así fue. Ángela y Manu Notario se han encargado de dirigir y documentar esta  pieza audiovisual que muestra muchas piedras invisibles con las que tuvo que lidiar el grupo, para convertir las caídas en pasos cada vez más firmes. Porque al final la gota de agua rompe la piedra por su constancia y esto fue clave para que IZAL haya paseado sus canciones y su energía sobre los escenarios por toda la geografía española y parte del extranjero.

La autogestión como base del éxito de IZAL

Unas canciones que han podido adentrarse en los corazones de miles de personas gracias a la autogestión de su música. Un trabajo laborioso, sin ayudas de ningún tipo en los comienzos, que desembocó en una popularidad que ahora traspasa fronteras. Porque la clave para que el sueño se haya hecho realidad ha residido en soñar despiertos. En convertir en fantasía cada uno de los acordes de la guitarra de Alberto, del bajo de Gato, de la percusión de Alejandro y de las teclas de Iván. Un canto directo a los sentidos por parte de Mikel que sigue calando hondo allá por donde va.

Ahora, los sueños de IZAL marchan al ritmo de unos aviones veloces que les llevan a nuevos destinos en los que poder propagar su música. Esta es la crónica de un parpadeo, de un abrir y cerrar de ojos en el que siempre hay magia y efectos especiales.

About Carlos Martínez

Comunicación Audiovisual. Redactor cultural y crítico de cine y series en medios digitales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.