Home > Cine > Críticas > Ocean’s 8, atrápalas si puedes

Ocean’s 8, atrápalas si puedes

Las bicicletas son para el verano, de eso no hay duda, pero Gary Ross y Steven Soderbergh creen que también pueden serlo los diamantes. Ocean’s 8, la esperada nueva entrega de la saga protagonizada por George Clooney llega al calor, además de literalmente, de un 2018 en el que el #MeToo ha señalado la industria sin tapujos. Un año tan agitado como agitador en el que nadie está exento de duda, ¿hay una vocación real de cambio o prevalece el intento descarado de subirse al carro? ¿es suficiente con aumentar la presencia femenina cuando incluso las protagonistas de series de renombre cobran menos que sus compañeros masculinos? ¿se incide en lo, digamos, menos relevante porque da más notoriedad?

Ni sí, ni no, ni todo lo contrario.

Crimen en el paraíso
Sandra Bullock y Cate Blanchett, protagonizan Ocean's 8
Sandra Bullock y Cate Blanchett, protagonizan Ocean’s 8

Toda expectativa previa que podamos tener sobre Ocean’s 8 parece resumirse en que la única novedad que encontraremos es que ellas son las protagonistas, eclipsando incluso el hecho evidente del cambio en la dirección. Misma fórmula, distinto envoltorio (si se me permite la referencia) porque Danny Ocean ya nos lo contó y lo robó todo.

Verdad a medias. Es cierto que Ocean’s 8 mira más que de reojo a sus predecesoras y tiene incluso vocación por recuperar el espíritu eleven de la saga, desde los guiños en el montaje hasta los lazos familiares que sirven de nexo entre entregas, pasando por cameos estelares que los fans de póster reconocerán y disfrutarán. Sin embargo son los pequeños detalles en la construcción de la trama los que se encargan de señalar que no estamos sólo ante rostros conocidos y que el hecho de que ellas sean las protagonistas significa efectivamente eso.

Podemos mencionar por ejemplo, una Rihanna que, frente a todo pronóstico, no es nada Rihanna o, el hecho de que a pesar de existir el móvil de la venganza esta no conlleve despecho. O también, que los personajes masculinos que aparecen en escena no tengan impuesto un rol romántico y pueda reforzarse la idea de que ellas no son satélites. Quizá siguiendo esta línea podamos incluso pensar en el 8 del título como un guiño y no sólo como una forma de resetear una saga que, de seguir su propia secuencia numérica, pronto podría tener que pagar 20 sueldazos de altura. Mayoría numérica pero minoría en casi todo lo demás, por qué no íbamos a serlo también en el mundo de la estafa y el pillaje. O mejor aún, el equipo de Debby consigue dar uno de los golpes más redondos de la saga Ocean’s con cinco miembros menos que en su última entrega. No se me ocurre mejor forma de empoderamiento veraniego.

Sandra Bullock, Sarah Paulson y Rihanna en Ocean's 8
Sandra Bullock, Sarah Paulson y Rihanna en Ocean’s 8

Ocean’s 8 es entretenimiento sencillo, de ese que refresca las salas sin mayor aspiración, con interpretaciones a la altura (sobre todo tú, Anne Hathaway) y una trama que aguanta el tipo aunque no trascienda. Quizá podríamos pedirle algún que otro traspiés a un plan sin fisuras o algún antagonista para el recuerdo pero qué quieren que les diga, yo lo compro. Compro que las joyas sean móvil y no fin en si mismo, compro que la “estupidez” del personaje de Anne Hataway sea una opción inteligente en una industria que relega y compro sobre todo esa frase para enmarcar de Sandra Bullock en la que pide a sus compinches que piensen en esa niña que quiere ser atracadora en un futuro próximo porque esa niña puede ser todas las niñas. Las que quieren convertirse en más, las que quieren convertirse en lo que quieran.

Tráiler de Ocean’s 8

About Alicia Montero

Graduada en Comunicación Audiovisual, soñando con una entrevista de trabajo en ‘Sterling Cooper & Partners’ y una casita en San Junipero. Compañera de viaje de Claire Fisher, usuaria de Oceanic Airlines y sin saber quién mató a Laura Palmer a pesar de pertenecer a la década de “Twin Peaks"

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.