Home > Cine > Críticas > ‘El Reino de los Monos’: Crítica

‘El Reino de los Monos’: Crítica

<

Sinopsis

Ambientada hace dos millones de años, El Reino de los Monos relata la historia de un joven hombre-mono que descubre por sorpresa cómo caminar. Y posteriormente, cómo hacer fuego, cómo cazar… y al final, evoluciona. Desde el principio se veía que Edouard no es un simio como los demás: más pequeño, mucho menos peludo y con una de sus extremidades inutilizada. Pero estas rarezas, unidas a su ingenio, también pueden significar que es el primer eslabón en la evolución de la especie. (FA)

Crítica

Con el pretexto del desarrollo humanístico, Jamel Debbouze presenta El Reino de los Monos, una parodia abiertamente transgresora, incluso contracultural si se atiende a las sardónicas líneas maestras que desprende la película, sobre cómo un joven simio dejó a un lado sus facciones características y se irguió sobre su poblado como el primer homínido. Un vehículo del que se sirve el cineasta francés para relatar la evolución del hombre con el genuino humor francés, con la genuina sutileza de quien busca la empatía del niño y la breve mueca del padre. Convertida en un atractivo y sencillo argumento para disfrutar de una poderosa crítica social atemporal, la cinta es mucho más que una ristra de gags -algunos escatológicos, o otros más certeros- enmarcados en el motion capture.

Debbouze demuestra haber entendido las necesidades del público con un estilo personal que trasciende su ascendencia gala, su capacidad para ejecutar un relato bien armado con los suficientes guiños como para no sólo evadir al espectador, sino regalarle una píldora de buenrollismo sarcástico. El Reino de los Monos es el síntoma que ha viajado a lo largo de la historia en el alma, la búsqueda de nuevas formas, nuevos sentidos que expliquen la razón de ser humano y el por qué de su conducta. Exagerada y con la irreverencia de quien pellizca la llaga con empatía, la película funciona con fuerza, sin dobleces, como una reproducción de El Rey León en un contexto anterior pero con idéntica base narrativa. Los diálogos rubricados por el grupo de guionistas encabezado por Fred Fougea y Jean-Luc Fromental hacen las veces de apoyo al rítmico magnetismo con el que se desarrolla la cinta y de conexión con la madurez de los que ya no se sorprenden con simios parlantes o desiertos yermos, páramos hacia donde los personajes lanzan mirada de soslayo en busca del destino de su propia raza.

Desprovista del yugo que reduce las críticas a un ejercicio indecoroso, El Reino de los Monos es una de las grandes sorpresas animadas ajenas a Pixar, una vibrante aventura por los confines de lo que después se ha convertido en el reino capital. Uno de los grandes aciertos de Debbouze es haber equilibrado el desenfado formal con un fondo ya visualizado anteriormente, con la clásica pero cerebral comedia de costumbres donde el neófito ruboriza al resto de la población, poniendo énfasis sobre el rechazo que -a día de hoy existe con mayor ferocidad-  lo desconocido causa en los que están acostumbrados a vivir con sus ajados deberes y obligaciones.

Tráiler de El Reino de los Monos

Review de 'El Reino de los Monos'

BUENA - 6.5

6.5

Convertida en un atractivo y sencillo argumento para disfrutar de una poderosa crítica social atemporal, 'El Reino de los Monos' es mucho más que una ristra de gags -algunos escatológicos, o otros más certeros- enmarcados en el motion capture.

User Rating: Be the first one !

About Mario Álvarez de Luna

Periodista cultural | Crítico cinematográfico | Analista televisivo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.