Home > Cine > Críticas > ‘El porvenir’ (L’avenir): Crítica

‘El porvenir’ (L’avenir): Crítica

<

Sinopsis

El porvenir narra la historia de Nathalie, profesora de filosofía en un instituto, madre, esposa y persona. Ronda los sesenta y, de un día para otro, se encontrará completamente sola, lo que hará que se replanteé toda su vida. (FA)

Crítica

Encontrar la felicidad siempre ha sido un pleonasmo de la vida, su razón de ser. Existe un estándar, inherente a las preocupaciones, que establece la libertad -en su vertiente solitaria- como motivo de celebración alejado del tiempo, del espacio, incluso de uno mismo. Ese momento de volar sin responsabilidades impuestas, de observar el mundo desde una distancia irónica, pero mirando en derredor en pos de encontrar un saliente en el que agarrarse, no sea que el tirador del paracaídas se atasque y se acabe la reflexión. Mia Hansen-Love se sitúa, como es habitual en su cine, en el subjetivismo ético para retratar (ésta vez) el dolor que siente Nathalie, una profesora de filosofía cuyos pilares se derrumban y en el proceso se descubre como una fortaleza de recuerdos que, pese a su tristeza, se aleja cada vez más del mártir. Un delicioso relato sin juicios de valor que se torna doloroso, inspirador, cuando Isabelle Huppert se enfrenta al devenir sin cambiar el semblante. El porvenir parte de la sencillez para simplificar una sensación universal en una singularidad apenas contenida; es la dignidad sin tópicos, la crisis existencial ajena a la edad, la vida en 100 minutos.

Su sello como cineasta con gustos refinados impregna cada rincón de una cinta con múltiples aristas, que se esconden tras una sola cara: la que se construye después de contemplar y dialogar sobre el azar de la vida en sociedad. Nacer para abrir el círculo; crecer para adquirir derechos cotidianos -hija, profesora/[inserte profesión], madre, abuela- mientras la vida transcurre sin prestar atención a los momentos de éxtasis que ella regala; envejecer para observar cómo el ciclo se cierra para siempre. Hansen-Love, a medio camino entre la fragilidad y la elegancia, diseña un pensamiento -femenino- con el que resulta imposible no identificarse. Buscar no implica encontrar. De hecho, el objeto de interés aparece cuando la indiferencia sustituye a la desesperación, mito que en El porvenir tiene a su mejor defensor. Es posible que la película decaiga en su segunda parte, que se desdibuje por momentos como consecuencia de una sucesión de planos contemplativos, pero la emoción persiste. Quizá por su interés en reflexionar sobre la ruptura de los ideales a cargo de la rutina, sobre cómo el ser humano se propone a expiar sus pecados cuando ya es demasiado tarde.

lavenir

No ocurre nada en apariencia, pero ahí está todo, el azar del destino a disposición de la primera mano que quiera atraparlo. Hay una sombra poética en el ejercicio de la directora de El padre de mis hijos, una figura retórica que responde ante la presencia de Huppert como el paradigma nostálgico de quien necesita volver a sentirse inquieto. La independencia de los hijos, el abandono de un marido, la decisión de no hundirse. Tres pilares que conviven en una época de conflictos político-sociales. Y la filosofía como método para superar cada bache; su importancia dentro de la película está presente en casi todos los diálogos, sobre todo en el tercer acto, cuando la traca final de Hansen-Love se revela incluso más calmada que el arranque.

Aunque el tiempo pasa con fluidez -aspecto que se proyecta con naturalidad en la visión del público-, El porvenir parece estirarse como un material maleable a efectos narrativos. El dechado argumental es sinuoso, pero es precisamente del que brota la contundencia con la que se enfrenta al arquetipo de mujer sufridora -no obstante la solución que toma la historia no lo renueva, sí supone un refresco de perspectiva. Luchar, como soñar, requiere de cierta sensibilidad y eso Hansen-Love lo aplica desde su primer proyecto (Todo está perdonado, 2007) con la actitud de un esteta hiperrealista que no deja espacio a la confusión; muy al contrario, dibuja una pátina de esperanza para que los ojos acuosos recuperen el color. Y lo vuelve a conseguir.

Tráiler de El porvenir

Review de 'El porvenir' (L'avenir), lo nuevo de Mia Hansen-Løve

NOTABLE - 7.5

7.5

'El porvenir' parte de la sencillez para simplificar una sensación universal en una singularidad apenas contenida; es la dignidad sin tópicos, la crisis existencial ajena a la edad, la vida en 100 minutos.

User Rating: Be the first one !

About Mario Álvarez de Luna

Periodista cultural | Crítico cinematográfico | Analista televisivo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.