Home > Cine > Críticas > ‘El nacimiento de una nación’, la revuelta de la esclavitud en tiempos de Trump

‘El nacimiento de una nación’, la revuelta de la esclavitud en tiempos de Trump

En el año 1915 y dirigida por D.W. Griffith vio la luz un clásico del cine mudo que llevaba por título ‘El nacimiento de una nación’, la particularidad de esta obra es que nos narraba como se crearon los Estados Unidos de américa mediante los acontecimientos más representativos vividos tras la guerra civil entre norte y sur para la reconstrucción del ‘nuevo país’. La película mostraba una sociedad americana muy racista, justificando los actos del Ku Klus Klan, a los que se les encumbraba como héroes. En los tiempos en que vivimos, donde Donald Trump es presidente del país con un discurso segregacionista, nos llega con el mismo título y la misma tipografía que la de D.W. Griffith ‘El nacimiento de una nación’ dirigida, producida e interpretada por Nate Parker, que también es responsable del guion junto a su amigo Jean McGianni Celestin. Parece un momento oportuno para revivir la primera revuelta de la esclavitud afroamericana que puso los cimientos para la guerra civil posterior. Premiada en el festival de Sundance como mejor película y mejor premio del público, también viene precedida por las polémicas acusaciones de violación de los dos guionistas en 1999 a una mujer en la universidad, dando por resultado 6 meses de cárcel para Jean McGianni, aunque tras recurrir quedo libre. Nate Parker quedo absuelto de todos los cargos, pero este escándalo no ha pasado desapercibido en los medios, más si cabe cuando se hicieron eco del suicidio de la víctima en el año 2012 por sobredosis de somníferos. De ambas cuestiones, la comparativa con la obra de Griffith y las acusaciones de violación, ha respondido Nate Parker:

Crimen en el paraíso

‘Sobre la obra de D.W. Griffith, elegí el mismo título porque la mía rebate la idea de que el supremacismo fue necesario para fundar este país, me asombra que hoy en día prevalezca esa muestra de racismo como una de las mejores películas de todos los tiempos. Soy incapaz de valorarla solo por sus méritos cinematográficos. En cuanto a la actual situación política, no soy vidente y no podía predecir que ahora iba a ser el momento perfecto’. ‘Sobre el caso de violación fui acusado en falso, la relación fue consentida. Acudí al tribunal y fui absuelto. Ahora tengo 36 años y mi fe es muy importante para mí. Cuando miro hacia atrás no me siento orgulloso de cómo era en aquella época y situaciones así las podía haber evitado. Su muerte me produce un profundo dolor, es muy difícil para mí explicar lo duro que es enterarme de algo así. No puedo ni quiero ignorar el dolor que ella soportó durante y después de nuestro juicio. Pero mantengo mi inocencia’.

El nacimiento de una nación D. V. Griffith Nate Parker

Sinopsis ‘El nacimiento de una nación’

Ambientada en el Sur de Estados Unidos treinta años antes del estallido de la Guerra de Secesión y basada en hechos verdaderos, ‘El nacimiento de una nación’ narra la historia de Nat Turner (Nate Parker), un instruido esclavo y predicador cuyo propietario Samuel Turner (Armie Hammer), que atraviesa por dificultades económicas, acepta una oferta para utilizar la predicación de Nat para someter a esclavos rebeldes. A medida que va siendo testigo de innumerables atrocidades, de las que son víctimas él mismo, su esposa Cherry (Aja Naomi King) y sus compañeros de esclavitud, Nat organiza un levantamiento con la esperanza de llevar a su pueblo a la libertad.

Reparto El nacimiento de una nación

Crítica ‘El nacimiento de una nación’

Necesaria revisión histórica sobre el levantamiento de la esclavitud en Virginia, situada en el sur de los EEUU en 1831. Estamos ante una película con escenas muy crudas y realistas, donde el sufrimiento de la raza afroamericana queda patente a través de diferentes fases, primero es la perdida de personalidad propia, luego viene la obediencia, no obstante, si las circunstancias así lo exigen toca someterse y si todas las anteriores no son satisfechas por el amo de turno, viene la violencia despiadada. De todo vamos a poder ver en la obra matter de Nate Parker que produce, dirige y protagoniza todo el peso dramático de la cinta dando vida a Nat Turner, que ha tenido la oportunidad de estudiar la biblia y puede predicar la palabra de Dios a sus semejantes, dotándole de una sensibilidad y una capacidad de liderazgo que por las circunstancias le harán pasar de esclavo a héroe. Lo podremos ver desde su niñez en un núcleo familiar humilde, carente de necesidades básicas, pero con el amor de su madre y su abuela que le proporcionan intensos valores. Ya desde pequeño se acostumbra a ver una sociedad hostil para con los de su raza, aunque unos amos con cierta nobleza de ideales le enseñaran a leer y formarse culturalmente, algo que definirá su vida en el futuro, pero antes ha de seguir el camino del trabajo en los campos de algodón, donde le tocara aprender rápidamente para adaptarse lo mejor posible.

Un film con una buena ambientación, con imágenes poderosamente impactantes y una excelente fotografía (Elliot Davis), sus interpretaciones son todas solventes y creíbles, pero por encima de todo destaca Nat Turner que prácticamente acapara todos y cada uno de los planos en su metraje. La película puede pecar de excesiva, de exageradamente violenta, pero habría que trasladarse a la época para ver que realmente ocurrían cosas así, solo hay que documentarse un poco para ver que sucedían escenas atroces. En especial podremos ver cierta durísima escena donde un esclavo se niega a comer y es obligado a tragar con un colador la comida, pero para ello, con martillo y cincel, le van rompiendo los dientes uno a uno ante la presencia del predicador, una brutal escena que quedara en la retina del espectador si soporta su visionado, no es fácil.

El nacimiento de una nación Armie Hammer, Nate Paker y Jayson Warner Smith

Aunque el ritmo, la intensidad y la narrativa están bien llevadas durante tres cuartas partes de la película, es en su alegato final donde se desinfla, donde no convence. Su última media hora queda un poco difusa y dispersa, no parece haber acertado en la revuelta bélica de los esclavos, se ven acciones poco coordinadas, sin saber muy bien que se está atacando o que se está defendiendo. Sí que las secuencias finales vuelven a recuperar el tono dramático, reencaminando de nuevo la senda lógica.  Su premio en el festival de Sundance y su éxito en Toronto no la han permitido coger la carrera de los Oscars, quedándose fuera de los nominados, no es una película para todos los estómagos, pero dignifica el significado de su título. ‘El nacimiento de una nación’, no es una obra cumbre ni un film notable,  pero si es una buena historia que aporta y suma, cine de denuncia y solidaridad que hay que ver, más en estos tiempos que corren.

Tráiler ‘El nacimiento de una nación’

About José Manuel Castrillo

Mi cuna: Hitchcock y Kubrick. Mi adolescencia: Coppola y Scorsese. Mi edad adulta: Fincher y Nolan. Me abdujeron con Expediente X, ingresé en la familia con Los Soprano, investigué con CSI, escuché con The Wire, me perdí con Perdidos y me encontré con Don Draper y Walter White. Un caminante blanco me resucitó, ahora estoy "troneando" en el Juego De Tronos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.