Home > Cine > Críticas > Crítica El Hobbit: La desolación de Smaug

Crítica El Hobbit: La desolación de Smaug

<

Vuelven, los #viernesdeepicaycienciaficcion. Y para inaugurar este 2014, comenzamos hablando sobre el último estreno de la saga “El Hobbit”, presecuela de “El Señor de los Anillos”. 

Estas Navidades se estrenó la segunda parte de “El Hobbit”, de cuya primera parte disfrutamos hace ya un año. Y cuya última entrega llegará a los cines a finales de este año recién inaugurado.

Desde los primeros momentos que se comunicó por parte de la productora, con Peter Jackson a la cabeza, que se editarían tres entregas de casi tres horas por film de esta novela fantástica basada en el universo de la Tierra Media, supimos que gran parte del largometraje sería inventado o introducciones de partes de otros libros, prólogos o epílogos…. de la obra magna de J.R.R. Tolkien, “El Señor de los Anillos”. Pues resultaría casi imposible hacer un largometraje de 9 horas de un libro que no alcanza las 300 páginas. Este aspecto ya lo vimos en la primera y la segunda entrega, dónde se nos narró varias historias que originariamente no aparecen en la obra literaria de “El Hobbit” .

En líneas generales, esta segunda entrega me ha gustado más que la primera, y la primera no me defraudó en absoluto. Creo que me pasa igual que con el libro, desde siempre me ha gustado más la parte final que los ocho primeros capítulos, así que puede que sobre esto sea algo imparcial. Aún así “La Desolación de Smaug” en general, me parece mejor hilada narrativamente, con una dinámica narrativael-hobbit-la-desolacion-de-smaug Legolas más equilibrada y con la misma, o más, calidad dramática.

Sé que muchos de los seguidores de la saga, sobre todo aquellos que llevamos media vida leyendo a Frodo, Bilbo y compañía. Estábamos con la mosca detrás de la oreja, con respecto a la aparición de Legolas, en esta saga, esperando que el ansia de alargar el film, no hubiera llevado a sacrilegios de dimensiones biblicas. Y debo decir, que “este” Legolas algo más joven, orgulloso y estricto, nos recuerda al Legolas de los primeros compases de la “Comunidad del Anillo“, él orgulloso de su raza, que casi no quería ni ver a Gimli. ¡Gran Pareja!

Los efectos especiales son impecables, como ya nos tiene acostumbrado Peter Jackson en todos sus trabajos, es un director que mima mucho este aspecto. En este punto técnico, habría que destacar la escena dónde el dragón es bañado en oro, es espectacular a la par que real e impresionante . Al igual que con “El Señor de los Anillos”  parte de los efectos visuales del film son “Made in Spain”. ¡Algo de Marca España!

Gran detalle, y seguro que suposo un gran esfuerzo por parte de la productora, que todas las actrices y actores que aperecieron en la secuela de“El Señor de los Anillos”, vuelvan a interpretar los mismos personajes, es un detalle nimio. Pero tiene su importancia, si lo miramos desde la perspectiva que nuestros hijos o nietos, podrán ver esta obra fílmica en orden cronológico. También demuestra un cariño hacia la obra original, el ambiente fantástico y los fans. En este capitulo Ian McKellen (Gandalf) vuelve a estar soberbio, con varias escenas en solitario desarrolladas e interpretadas con gran aplomo, autenticidad y carisma. Volvemos a ver a Cate Blanchett como Galadriel, aunque con pocos minutos sigue manteniendo su personaje entre el misterio y la sabiduría. Y Legolas (Orlando Bloom) se ha enriquecido como personaje en esta entrega.

Muchos fans de la saga, han criticado que en uno de los enfrentamientos que Legolas protagoniza, casi al final del film, usa la espada para afrontar la parte final de la pelea, y no su mítico arco. Creo que darle importancia a este detalle, esta fuera de lugar. Todos sabemos que los Elfos son hábiles espadachines, incluso al mismo nivel que dominan el arco. Y, en ningún caso es la primera vez o la última que Legolas zanja un enfrentamiento con la espada. De hecho, hay que recordar que las mejores espadas las forjan los Elfos. Al igual que las mejores hachas las forjan las Enanos. Creo que es recalar en una búsqueda de fallos sin sentido. Seguramente este film tendrá fallos, pero que un Elfo use una espada, no lo es.

Bilbo (Martín Freeman) es otro, ya no es el mismo hobbit tan asustadizo y temeroso que abandonó La Comarca. Y aunque, Frodo y Bilbo, son muy diferentes, en muchos momentos vemos en Bilbo muchos de los rasgos que perfectamente podrían definir a su sobrino, Frodo. ADN Bolsón!!. No sé cuantos de nosotros en el, hipotético, caso de enfrentarnos a un dragón, lo haríamos.

Por otro lado, Bilbo es el mejor antídoto para compensar la personalidad de los Enanos. Su perseverancia contrarresta la pesadumbre y el espíritu derrotista de los Enanos. Su humildad y su amabilidad equilibra la rudeza y la soberbia de los Hijos de la Montaña Solitaria. Buenos compañeros de viaje.

Martín Freeman está resoviendo y desarrollando al personaje de manera magistral, y viendo otros trabajos suyos, en otros registros y narrativa diferentes, debemos decir que es un gran actor y esperamos que siga evolucionando y regalándonos interpretaciones tan buenas como en esta saga. Ya que, a lo largo de las entregas estamos viendo, muy bien marcada, la evolución de Bilbo dentro de la historia por un lado, y su evolución propia por otro.

Antes de terminar, nos gustaría recalcar un acontecimiento que vimos en la anterior entrega de esta saga “El Hobbit. Un viaje Inesperado”, pues cuando lees los libros, normalmente, lo haces cronológicamente, y por eso pasas por alto un acontecimiento que después se tornará casi indispensable para que la historia llegue a buen puerto.

Gandalf nos lo contó en “La Comunidad del Anillo”. Gandalf dice a Frodo: “Algo me dice que Gollum tiene un papel que cumplir, para bien o para mal. La compasión de Bilbo podría regir el destino de muchos”. Galdalf se refiere a un enfrentamiento entre Gollum y Bilbo que acontece en esta parte de “El Hobbit”, en la que Bilbo con el anillo puesto y espada en mano, tiene la oportunidad de matar a Gollum, finalmente no lo hace. Y muchos dirán, ¿y qué?. Recuerden que Gollum es quien guía a Frodo y a Sam por el “camino oculto” para entrar en Mordor.

Vemos como Sauron, ya es más que un rumor, más que un susurro, aunque todavía no esté corpóreo, está convocando a sus huestes, en lo que serán los preparativos de los ataques a las tierras del Este, Rohan, Abismo de Helm, Minas Tirith… Los adversarios ya están poniendo las fichas sobre el tablero, el bien y el mal, se verán pronto en el campo de batalla. Elfos, Enanos, Hombres, Magos y… Hobbits, pronto vencerán no con las espadas y las hachas, sino con el valor, la confianza y la amistad.

Sauron

Como venimos haciendo en esta sección de #viernesdeepicaycienciaficción a nivel literario si os gusta este universo tolkiliano de Elfos, Enanos, Hobbits…. , os recomiendo la saga de “El Elfo Oscuro” de R.A. Salvatore.  Con respecto al Septimo Arte, obviamente os recomiendo la saga en versión extendida de “El Señor de los Anillos”, fuera de esta saga y de este género muy concreto dónde se dan cabida diferentes razas, épocas y misterios, no recomendaría nada más.

About Fran Cañete

Comunicólogo en proceso, Investigador incipiente y amante de la industrias culturales. Publicista y empresario de formación, en los últimos años especializando en Comunicación Digital. Amante incondicional del cine, las series de televisión y los buenos libros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.