Home > Cine > Críticas > Crítica de ‘La guerra del planeta de los simios’: el dolor de la pérdida
La guerra del planeta de los simios
La guerra del planeta de los simios

Crítica de ‘La guerra del planeta de los simios’: el dolor de la pérdida

<

Se cierra una de las trilogías más brillantes de los últimos tiempos. El director Matt Reeves ha sido capaz de escribir unas últimas líneas brillantes para esta historia que se despide, por el momento, bajo el título de ‘La guerra del planeta de los simios’.

Para muchos escépticos, resultaba complicado superar en muchos factores las dos anteriores entregas. Pero Reeves ha sabido dar una lección magistral de cinematografía para aportar un filme que emociona y entretiene a partes iguales durante sus dos horas y media de duración.

La guerra del planeta de los simios
Fotograma de ‘La guerra del planeta de los simios’

La película recuerda durante muchos momentos a diversos títulos de las décadas de los 60 y 70. A lo largo de su narrativa se desencadenan numerosas secuencias que hacen que los efectos digitales sean olvidados por el espectador. Sobre la butaca pasa desapercibido que la mayor parte de esta guerra está recreada por ordenador y cada uno de los asistentes a la sala se hace partícipe de esta lucha por la supervivencia.

Pero esto no es solo un filme de guerra y artificios digitales. Su guion va más allá y muestra múltiples capas en las que afloran sentimientos por doquier. La música de Michael Giacchino es un espectáculo auditivo que hace que lo visual roce la matrícula de honor en cada una de las escenas de acción. Técnicas como el ralentizado o la elección de tomas más angulares para dar más protagonismo a la costosa pero impresionante ambientación, hacen que el disfrute y la emoción se multipliquen en cada batalla.

Sentimientos enfrentados en ‘La guerra del planeta de los simios’

Poner a los espectadores de parte de los simios solo se consigue gracias a un impecable trabajo en la elaboración de los personajes. Aquí los primates muestran desde el inicio que a ellos también les duele la pérdida de un ser querido. La sed de venganza y la sensación de culpa lleva a César a echarse toda la responsabilidad a sus espaldas.

Y es que en este viaje por rendir justicia, la mezcla de géneros en ningún momento rema en contra de la narración. Reeves se permite la inclusión de momentos cómicos en puntos del metraje en los que la tensión parece poder hacer saltar todo por los aires en cualquier instante.

La película además goza de referencias y guiños a la actualidad mundial. Y es que el levantamiento de un muro marca el devenir de ‘La guerra del planeta de los simios’. Sin embargo, las fronteras artificiales no sirven de nada cuando el corazón y la naturaleza se empeñan en mostrar que el planeta es de todos y que la venganza duele a partes iguales independientemente de la condición.

Solo el perdón es capaz de dejar huella cuando ya no queda nada. La especie humana corre peligro en este final de saga y el egoísmo puede ser el detonante para que los simios se impongan en una batalla a caballo entre lo moral y lo violento. Disfruten de la ficción más real.

About Carlos Martínez

Comunicación Audiovisual. Redactor cultural y crítico de cine y series en medios digitales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.