Home > Cine > Crítica de ‘Verónica’: la película que se queda contigo
'Verónica'
'Verónica'

Crítica de ‘Verónica’: la película que se queda contigo

<

Resulta difícil prestar atención a los títulos de crédito de ‘Verónica’ desde la butaca. El film ha finalizado y desde el fundido a negro comienza un inevitable tiempo de reflexión. Sensación solo producida por las grandes películas. Las que van más allá de su línea argumental. Como un ‘Hechizo’ de Héroes del Silencio, hora y media de sensaciones intensas parecen llevarnos a un espacio exterior. Fuera de esta habitación que es la sala de cine. Diez segundos de cuenta atrás para cerciorarnos de que no estamos solos. De que pocos asientos han quedado libres ante un nuevo éxito del cine español.

Y es que lo nuevo de Paco Plaza es la prueba empírica de que este director ha descubierto un género en el que parece no tener techo creativo. ‘Verónica’ no pretende ser una película de terror al uso. Quien solo espere sobresaltos dejando en segundo plano el guion se verá frustrado al no verse inmerso en el planteamiento narrativo. El filme muestra sus cartas desde las primera secuencias, las más luminosas, cuando el personaje principal va desvelando algunos de sus aspectos psicológicos que posteriormente van evolucionando de forma maestra a lo largo del metraje. Aquí se da mucha importancia al trasfondo de una historia que pesa incluso más que los propios sobresaltos, muy realistas, naturales y bien dosificados por cierto.

Alejado de artificios innecesarios y con un dominio de la cámara apabullante, Plaza explora las vivencias de una adolescente que todavía no sabe muy bien en que consiste hacerse mayor, porque siempre lo ha sido. El descubrimiento de Sandra Escacena es una de las mejores noticias del cine español desde que vimos en la gran pantalla a Laia Artigas y Paula Robles hace unos meses.

veronica

El largometraje bien pronto hace ciudadano de aquel Vallecas de los 90 a un espectador que se siente partícipe del barrio en el que transcurre todo. Verónica busca refugio en aquellos que ya no están para intentar encontrarse a sí misma, para alejarse del propio demonio que es sentirse en soledad. Su escudo protector es la música y su familia. Incomprendida por el mundo que le rodea, el personaje interpretado por Escacena denota valentía, miedo, sufrimiento, anhelo, inocencia y madurez a partes iguales. Luces y sombras. Heroína de su propio silencio. La felicidad a una ventana de distancia. Una concatenación de sentimientos enfrentados. Definición de la propia adolescencia.

Si algo queda claro tras la visualización de ‘Verónica’ es que las películas de las que no te despides se quedan contigo. Y resulta muy difícil despedirse, sin más, de este nuevo trabajo que eclipsa la cartelera en España.

Artículo relacionado sobre el Expediente Vallecas

Tráiler de ‘Verónica’

 

About Carlos Martínez

Comunicación Audiovisual. Redactor cultural y crítico de cine y series en medios digitales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.