Home > Cine > Crítica de ‘Fe de Etarras’: cuando el humor devora el drama
Fe de Etarras
Fe de Etarras

Crítica de ‘Fe de Etarras’: cuando el humor devora el drama

Cuando Borja Cobeaga y Diego San José tomaron las riendas de este proyecto, a buen seguro que ya eran conscientes de la repercusión que un guion de esta temática iba a causar en la sociedad española. Desde su fase de promoción ‘Fe de Etarras’ ha querido golpear la puerta hasta derribarla. El hecho de que su fecha de estreno en Netflix haya coincidido con el Día de la Hispanidad queda lejos de ser una casualidad.

Crimen en el paraíso

Desde el arranque, el espectador ya comprueba que ‘Fe de Etarras’ no quiere andarse con rodeos. El guion comienza a desencadenarse con paso presto hacia distintas situaciones que descubren la gran importancia que tiene la introspección de los personajes en esta historia. La dirección de actores es brutal y no hay tiempo para la tregua.

Javier Cámara sigue dando muestras de que su capacidad para sorprender en escena sigue intacta y Julián López mantiene una evolución constante que le ha llevado a situarse entre los mejores actores de comedia en España. Miren Ibarguren y Gorka Otxoa completan un elenco principal que no ha podido ser más acertado. Dentro de cada uno de los miembros de este comando hay una personalidad por construir. Y es que ni ellos mismos parecen estar seguros de si andan por el camino que realmente quieren. De si el tabique ideológico que se ha ido generando en sus cabezas merecería ser derribado. La situación que se vive en el exterior de esas cuatro paredes inevitablemente marca el devenir de un grupo que contrasta su soledad con uno de los momentos de más unión en la sociedad española como fue el Mundial de Sudáfrica.

Fe de Etarras
El elenco de ‘Fe de Etarras’ en una toma                            Foto: Jorge Alvariño

En ‘Fe de Etarras’ los ‘gags’ están hilvanados de una forma muy inteligente. El humor más personal de Cobeaga y San José se abre paso en una comedia que nunca deja de moverse entre la oscuridad de su temática. Todos los integrantes de este comando se sienten perdedores a la vez que soñadores. Tras toda ideología reside un factor humano que siempre conduce al diálogo, a la empatía con el que piensa diferente.

El humor negro de ‘Fe de Etarras’ solo debe servir para eso. Para  ayudar a reírnos de las situaciones que se dan en la vida real y que no por ello faltan el respeto a terceros implicados. A fin de cuentas, independientemente del pensamiento, todos somos humanos. En muchas ocasiones no hay mejor medicamento para la cohesión que el humor elaborado con inteligencia y buen gusto. Netflix sigue acertando con sus producciones españolas.

Tráiler de ‘Fe de Etarras’

About Carlos Martínez

Comunicación Audiovisual. Redactor cultural y crítico de cine y series en medios digitales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.