Home > Cine > Crítica de ‘La Virgen de agosto’: los sentimientos del verano madrileño
itsaso-arana-la-virgen-de-agosto

Crítica de ‘La Virgen de agosto’: los sentimientos del verano madrileño

<

En el cine de Jonás Trueba siempre he encontrado mi sitio. Desde que vi su primera película observé una cualidad especial de esas que marcan estilo cinematográfico. Siempre supe que las cintas de Jonás no estaban escritas para conectar con todo el mundo. No obstante, en cada una de ellas se desprendían sentimientos muy universales. Con su quinto largometraje titulado ‘La Virgen de agosto’, me he encontrado con un guion plagado de elementos que me trasladan a los anteriores trabajos pero que brillan por sí solos para ofrecer un aroma distinto. Dos horas de metraje en las que podemos conocer a la perfección el interior de una treintañera que se está descubriendo a ella misma. Y además, nos hace partícipes del verano de Madrid. Ese del que muchos escapan con la sensación de que en el fondo se están perdiendo algo. Qué ilusos…o no.

«Agosto es genial para hacer cosas que en otros momentos no nos dejarían hacer». Esta es una de las muchas grandes frases con las que Eva, interpretada por Itsaso Arana, nos va desvelando las aristas de un personaje complejo. Una complejidad que, sin embargo, poco a poco descubrimos casi como propia. ‘La Virgen de agosto’ comienza con una búsqueda de piso que nos introduce en el que será el mundo de la protagonista durante el próximo mes. Un pequeño inmueble que se va haciendo inmenso con el paso de los días y la influencia de la soledad. Solo la luz que penetra por las ventanas parecen servir de estímulo a Eva para buscar esperanza en un verano diferente.

jonas-trueba-itsaso-arana

El magnetismo de Itsaso Arana

Para los seguidores de la filmografía de Jonás Trueba bien es sabido que el director acostumbra a repetir piezas de sus repartos en cada trabajo. En esta ocasión, el cineasta vuelve a trabajar junto a Itsaso Arana (tras ‘La Reconquista’) para ofrecernos un papel protagonista inmenso. La actriz, que también es guionista de este filme, nos transmite a la perfección los sentimientos de Eva. El rostro de una mujer que comienza con incertidumbre un octavo mes del año que le servirá para aprender más de las relaciones. Porque como se indica en el filme, ‘Cada cual quiere ser cada uno’ y aquí hay mucho que sacar al exterior.

itsaso-arana-la-virgen-de-agosto

Las cintas de Jonás no buscan ser entendidas porque al final consiguen hacerlo por sí solas, ante las personas adecuadas. Esto es un poco lo que le ocurre a Eva. La protagonista va dándose cuenta de que en la vida hay que buscar la espontaneidad para dejar atrás los miedos. Cruzar la línea de lo normal para transformar la bondad y la timidez en una locura prolongada. El poder de no arrepentirse. El atrevimiento de conseguir abrir aquello que parecía cerrado. De momento el cine de Trueba sigue caminando por las calles de cualquier ciudad, manteniendo conversaciones sin cortes que son oro y poniendo sobre la barra de un bar un par de cervezas y mucha naturalidad.

la-virgen-de-agosto

Tráiler de ‘La Virgen de agosto’

 

Sobre Carlos Martínez

Comunicación Audiovisual. Redactor cultural y crítico de cine y series en medios digitales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: