Home > Cine > ‘Call me by your name’ y el dolor de lo efímero
Call me by your name
Call me by your name

‘Call me by your name’ y el dolor de lo efímero

<

El calificativo efímero está definido en relación a un texto como aquello que no se escribe con el deseo de perdurar sino para conseguir un objetivo concreto. Curiosamente, el cineasta Luca Guadagnino ha conseguido con ‘Call me by your name’ crear un filme que versa sobre lo fugaz y que tras su visualización permanece inextinguible en la memoria de los espectadores.

Desde el comienzo la cinta ya muestra sus cartas. Sus créditos iniciales nos introducen en un universo artístico del que resulta difícil escapar durante las dos horas de metraje. La luz y los sonidos de los planos del arranque muestran un verano que avanza dispuesto a dejar huella. Y es ese periodo estival con aroma a libertad el que se impregna rápidamente de una melancolía que se instaura en la casa de campo de los Perlman. Es aquí cuando ‘Call me by your name’ acerca a universos de películas recientes de nuestro cine como ‘Verano 1993’ o ‘Los exiliados románticos’. El color pastel de la pérdida de la inocencia, del querer comprender la vida. Unas notas musicales entremezcladas con el zumbido de una mosca que oscila enérgica a sabiendas de lo efímero de sus días.  Porque saber vivir lo breve consiste en arder con fuerza hasta que apenas queden cenizas.

Los suspiros del personaje interpretado, con una naturalidad pasmosa, por Timothée Chalamet se diluyen con los golpes de una ventana que se agita como si alguien llamase. Es Oliver el que consigue envalentonar el corazón de un chico todavía perdido en su adolescencia. El valor de ser uno mismo, de encontrar el camino hacia la felicidad aunque esta se presente con fecha de caducidad.

‘Call me by your name’ es una película con la que empatizar y reflexionar. Un largometraje en el que adentrarse de lleno para encontrar salidas. Y es que como dijo el director Javier Calvo en su discurso en los Premios Feroz, si algún niño siente que está perdido o siente que no le van a querer tiene que mirar hacia delante y saber que sí, que va a encontrar su sitio. Por esto el filme de Guadagnino es necesario para el cine. Porque la conversación final de Elio con su padre es capaz de cerrar heridas. La mirada valiente hacia la luz de Chalamet cuando todo afuera es frío. Un último vistazo atrás en busca de un escalofrío que dure para siempre.

Playlist de ‘Call me by your name’

About Carlos Martínez

Comunicación Audiovisual. Redactor cultural y crítico de cine y series en medios digitales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.